Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Los tres filtros

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Un discípulo llegó muy agitado a la casa de Sócrates y empezó a hablar de esta manera:

– «¡Maestro! Quiero contarte cómo un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia…»

Sócrates lo interrumpió diciendo: -«¡Espera! ¿Ya hiciste pasar a través de los Tres Filtros lo que me vas a decir?

-«¿Los Tres Filtros…?»

-«Sí» – replicó Sócrates. El primer filtro es la verdad. –«¿Ya examinaste cuidadosamente si lo que me quieres decir es verdadero en todos sus puntos?»

-«No… lo oí decir a unos vecinos…»

-«Pero al menos lo habrás hecho pasar por el segundo Filtro, que es la bondad: ¿Lo que me quieres decir es por lo menos bueno?»

-«No, en realidad no… al contrario…»

-«¡Ah!» – interrumpió Sócrates.- «Entonces vamos a la último Filtro. ¿Es necesario que me cuentes eso?»

– «Para ser sincero, no…. Necesario no es.»

– «Entonces -sonrió el sabio- Si no es verdadero, ni bueno, ni necesario… sepultémoslo en el olvido…»

¿Tienes algo que decir a otra persona?. Recuerda pasarlo por la verdad, la bondad y la necesidad antes de decirlo

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Lentejas

«Un día, estaba Diógenes comiendo un plato de lentejas, sentado en el umbral de una casa cualquiera. No había ningún alimento en toda Atenas más

Artículo Completo

Para esos amigos

Este mensaje es para… Esas personas que nos ven y conocen nuestro estado de ánimo. Esas personas a las que les cuentas tus tropiezos. Esas

Artículo Completo

Todo es Posible

Roberta de apenas dieciséis años, fue abandonada por su esposo, obligándola a criar sola a sus dos hijos. Viví­a en México, en extrema pobreza, no

Artículo Completo

Cada uno da lo que tiene

Una persona perversa resuelve hacer un presente a una persona pobre por su aniversario e irónicamente manda preparar una bandeja llena de basura y desperdicios.

Artículo Completo