Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Los tres filtros

Un discípulo llegó muy agitado a la casa de Sócrates y empezó a hablar de esta manera:

– «¡Maestro! Quiero contarte cómo un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia…»

Sócrates lo interrumpió diciendo: -«¡Espera! ¿Ya hiciste pasar a través de los Tres Filtros lo que me vas a decir?

-«¿Los Tres Filtros…?»

-«Sí» – replicó Sócrates. El primer filtro es la verdad. –«¿Ya examinaste cuidadosamente si lo que me quieres decir es verdadero en todos sus puntos?»

-«No… lo oí decir a unos vecinos…»

-«Pero al menos lo habrás hecho pasar por el segundo Filtro, que es la bondad: ¿Lo que me quieres decir es por lo menos bueno?»

-«No, en realidad no… al contrario…»

-«¡Ah!» – interrumpió Sócrates.- «Entonces vamos a la último Filtro. ¿Es necesario que me cuentes eso?»

– «Para ser sincero, no…. Necesario no es.»

– «Entonces -sonrió el sabio- Si no es verdadero, ni bueno, ni necesario… sepultémoslo en el olvido…»

¿Tienes algo que decir a otra persona?. Recuerda pasarlo por la verdad, la bondad y la necesidad antes de decirlo

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.