Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Los instrumentos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Hubo hace ya cierto tiempo, un taller en el que se elaboraban distintos instrumentos musicales.

Un día al dar las doce, se reunieron entre ellos; para hablar de su destino. Estaban un poco cansados de los músicos, y la mayoría se sentían utilizados.

«Yo, dijo el clarinete, soy el que produce la música, gracias a mis pistones. Mis llaves, mis boquillas, ¿y a quien le aplauden, quien se lleva el mérito el músico, el hombre que lo único que hace es meterme su aliento?; pues se acabó, a partir de ahora, yo propongo que rechacemos a los músicos, no los necesitamos, la música somos nosotros, compañeros.»

El flautín. Corroboró lo dicho por el clarinete, pero añadió, que ya era hora de que la gente dijese; Qué hermosa sinfonía ha tocado este flautín; o el instrumento que fuese, y no qué bien ha ejecutado esta obra el profesor Tal o Cual.

Le tocó el turno a la guitarra, y aconsejó hiciesen una huelga general. Todos lo aprobaron. Por fin los hombres se iban enterar, sin ellos no habría música.

Y así fue, cuando un músico intentaba tomar en sus manos un clarinete, un flautín, o cualquier otro tipo de instrumento musical este se le resbalaba de las manos. O le hería los labios.

Nadie se explicaba el por qué sucedía aquello. Pero lo cierto es que todos los conciertos hubieron de ser suspendidos.

Los instrumentos estaban felices, por fin se haría justicia. Pero cuando intentaron producir ellos mismos la música vieron que nada salía de ellos. Empezaron a moverse de un lado para otro; a rodar, pero sólo hacían ruido.

Sin embargo los hombres, los músicos, seguían produciendo música, lo hacían batiendo palmas. O chasqueando dedos, o silbando, o tocando piedras unas con otras o, …; los pobres instrumentos musicales. Se dieron cuenta pero ya era demasiado tarde, de que la música no la producían ellos, la tenían los profesores músicos en el alma, y con sus manos o su aliento se la comunicaban, ellos habían tenido la oportunidad; de participar de esa gloria pero por soberbia, por orgullo, no habían querido, sin los músicos sólo eran unos trastos inútiles.

En el taller se oyó una voz humana. ¿profesor qué hacemos con los antiguos instrumentos; los echamos al fuego, total solo son un estorbo?.

Un estremecimiento sacudió, las almas de metal y de madera; un aliento contenido.

La voz humana respondió; «Por esta vez, dejadlos, quiero ver si podemos: utilizarlos de nuevo, yo era el que tocaba el clarinete, y le tenía cariño, era un buen instrumento, con él he interpretado sinfonías bellísimas; no se por qué pasó lo que pasó.»

Desde aquel día los instrumentos; cumplieron su oficio; el de ser instrumentos; sólo eso. Y volvieron a llenar los teatros. Y se alegraron y sintieron como propios los aplausos dedicados a los músicos. A los únicos que los merecían. Habían comprendido que sin ellos no eran nada.

Nosotros también somos instrumentos en las manos de Dios. En sus manos elaboraremos las más bellas sinfonías. Si nos da por hacer de burros, y pretender ir solos, solo haremos ruido, y acaso un día nos echen al fuego.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Riesgo es libertad

Reír, es correr el riesgo de parecer tonto. Llorar, es arriesgarse a parecer sentimental. Acercarse a otro ser, es arriesgarse a comprometerse. Mostrar emoción, es arriesgar que

Artículo Completo

Lo que valemos para Dios

Un hombre sencillo vivía en la costa. No había nada que le gustara más que navegar. Cada minuto libre lo aprovechaba para salir al mar. Tenía buenos

Artículo Completo

El amor hace milagros

Cierto hombre se interesó por conocer el cristianismo, porque le habían dicho que era una religión que venía de Dios. Pero tenía muchas dudas. Fue a una

Artículo Completo

El vendedor de globos

Una vez había una gran fiesta en un pueblo. Toda la gente había dejado sus trabajos y ocupaciones de cada día para reunirse en la plaza principal,

Artículo Completo