Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Lo que piensa el hijo del padre

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

A los siete años: Papá es un sabio que todo lo sabe.
A los catorce años: Me parece que papá se equivoca en algunas de las cosas que dice.
A los veinte años: Papá está un poco atrasado en sus teorías; no es de esta época.
A los veinticinco años: El «viejo» no sabe nada… está chocheando decididamente.
A los treinta y cinco: Con mi experiencia mi padre a esta edad hubiera sido millonario.
A los cuarenta y cinco: No sé si ir a consultar con el viejo este asunto. Tal vez pudiera aconsejarme.
A los cincuenta y cinco: ¡Qué lástima que se haya muerto el viejo! La verdad es que tenía unas ideas y una visión del futuro notables.
A los sesenta: ¡Pobre papá! ¡Era un sabio! ¡Qué lástima que yo lo haya comprendido demasiado tarde!

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Asamblea en la carpintería

Cuentan que en la carpintería hubo una vez una extraña asamblea. Fue una reunión de herramientas para arreglar sus diferencias. El martillo ejerció la presidencia, pero la

Artículo Completo

Un lugar mágico

Existe un lugar donde todo es posible, está oculto por los senderos de la mente. Cuando fuimos niños, ese sendero era un camino ancho y nos resultaba

Artículo Completo