Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Lo que no es el amor

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

A veces las personas confunden el sentimentalismo y el romanticismo con el amor. Estos son meros aderezos que dan un poco de sabor y color, pero sin valor nutritivo. De estos aderezos, un poquito gusta, mucho nos fastidia. Sin embargo, el amor es la tajada, sabrosa y nutritiva que nos sostiene de verdad.

Un antropólogo hizo un experimento en una tribu africana. Morían allí muchos niños por falta de higiene, enfermedades, etc.

Montó una sala especial en el hospital para recién nacidos. Allí estaban los niños bien limpios, bien alimentados y con todas las atenciones de medicinas que necesitaban. Pero descubrieron algo importante, que a pesar de los cuidados corrían un riesgo mayor de muerte que cuando les cuidaba una buena madre aunque ésta fuera pobre, ignorante y con poco conocimiento de la higiene.

Era la falta de calor materno lo que hacía peligrar más la vida de los niños. Y es que el pecho materno y el calor materno obran maravillas. Pero el mayor milagro se produce cuando, a las dos cualidades citadas, le agregamos también el conocimiento. El amor de una madre y la sabiduría de un padre producen hijos sanos y maduros de cuerpo y alma.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Prosperidad espiritual

Se cuenta que un monje peregrino había llegado a las afueras de la aldea y acampó bajo un árbol para pasar la noche. De pronto se acercó

Artículo Completo