Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Levítico 9: Los sacrificios de Aarón

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Primero, Aarón tiene que presentar la ofrenda para él mismo. Quemó todo el animal fuera del campamento porque el sacerdote no pudo comer de la ofrenda ofrecida para él.

Luego, ofreció la ofrenda para el pueblo (vv. 15-21). Como en su propia ofrenda, hizo los sacrificios por el pecado, el holocausto, el sacrificio de paz y la ofrenda vegetal. Todos los sacrificios fueron hechos según los mandatos explicados en los primeros capítulos de Levítico.

Después de la presentación de los sacrificios, Aarón alzó sus manos hacia el pueblo y lo bendijo. Esta bendición es el cumplimiento de la promesa en el v. 6, de la presencia de la gloria de Jehová. Cuando apareció la gloria de Jehová, salió fuego de la presencia de Jehová… El fuego representa el poder de la presencia de Dios. Generalmente la gloria de Jehová está presentada por la nube y puede ser que una nube cubrió el tabernáculo, demostrando su presencia. El fuego es una manifestación más fuerte de la presencia y la aprobación de Jehová. De la misma manera, Dios aceptó los sacrificios de Gedeón de Elías y de Salomón en la dedicación del Templo. También, recuerden el fuego del cielo que apareció en el día de Pentecostés en Hechos 2. Sin embargo, el fuego del cielo puede aparecer en la forma de la ira de Jehová, como demuestra el capítulo siguiente. El fuego consumió los primeros sacrificios ofrecidos. El mandato de mantener el fuego perpetuamente era para que el fuego del cielo fuera el fuego usado para los sacrificios para siempre. Día y noche, los sacerdotes mantenían el fuego para que no se apagara. Entonces, el fuego que consume los sacrificios de allí en adelante sería el fuego de Jehová en vez de un “fuego común”, encendido por el hombre.

La reacción del pueblo es de gozo y adoración: … todo el pueblo gritó de gozo, y se postraron sobre sus rostros. Gritó, es decir, levantó su voz, está traducido por el Targum: “Glorificó a Jehová”. Se postraron sobre sus rostros es un símbolo de su reverencia ante él. Postrar puede representar temor, pero el temor de Jehová no es miedo sino es reverencia y adoración.

Primeros sacrificios de Aarón

1. Instrucciones generales.

2. Sacrificio por sí mismo.

3. Sacrificio por el pueblo.

4. Bendición sacerdotal.

5. Manifestación de la gloria de Jehová.

Aplicación a la vida

El ser humano piensa que «debe hacer algo» para alcanzar el favor divino. Algunos sacrifican sus cuerpos, otros sacrifican algunos de sus placeres, otros sacrifican sus comidas preferidas. Estos sacrificios no nos acercan a Dios.

Nuestra salvación no depende «de lo que hacemos», sino de lo que Cristo «hizo por nosotros» en la cruz: un sacrificio perfecto, eterno, completo.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El cojo y el ciego

En un bosque cerca de la ciudad vivían dos vagabundos. Uno era ciego y otro cojo; durante el día entero en la ciudad competían el

Artículo Completo

La oreja verde

Un día, mientras leía el periódico en una de esas guaguas del transporte público, vi que subía un hombre con una oreja verde. No era

Artículo Completo