Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Levítico 6: Leyes de los sacrificio

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Estas instrucciones específicas para los sacerdotes complementaban lo que antes se había dicho sobre las distintas ofrendas.

Lev 6:14 Esta es la ley de la ofrenda: La ofrecerán los hijos de Aarón delante de Jehová ante el altar.

Lev 6:15 Y tomará de ella un puñado de la flor de harina de la ofrenda, y de su aceite, y todo el incienso que está sobre la ofrenda, y lo hará arder sobre el altar por memorial en olor grato a Jehová.

Lev 6:16 Y el sobrante de ella lo comerán Aarón y sus hijos; sin levadura se comerá en lugar santo; en el atrio del tabernáculo de reunión lo comerán.

Lev 6:17 No se cocerá con levadura; la he dado a ellos por su porción de mis ofrendas encendidas; es cosa santísima, como el sacrificio por el pecado, y como el sacrificio por la culpa.

Lev 6:18 Todos los varones de los hijos de Aarón comerán de ella. Estatuto perpetuo será para vuestras generaciones tocante a las ofrendas encendidas para Jehová; toda cosa que tocare en ellas será santificada.

Lev 6:19 Habló también Jehová a Moisés, diciendo:

Lev 6:20 Esta es la ofrenda de Aarón y de sus hijos, que ofrecerán a Jehová el día que fueren ungidos: la décima parte de un efa de flor de harina, ofrenda perpetua, la mitad a la mañana y la mitad a la tarde.

Lev 6:21 En sartén se preparará con aceite; frita la traerás, y los pedazos cocidos de la ofrenda ofrecerás en olor grato a Jehová.

Lev 6:22 Y el sacerdote que en lugar de Aarón fuere ungido de entre sus hijos, hará igual ofrenda. Es estatuto perpetuo de Jehová; toda ella será quemada.

Lev 6:23 Toda ofrenda de sacerdote será enteramente quemada; no se comerá.

Lev 6:24 Y habló Jehová a Moisés, diciendo:

Lev 6:25 Habla a Aarón y a sus hijos, y diles: Esta es la ley del sacrificio expiatorio: en el lugar donde se deg:uella el holocausto, será degollada la ofrenda por el pecado delante de Jehová; es cosa santísima.

Lev 6:26 El sacerdote que la ofreciere por el pecado, la comerá; en lugar santo será comida, en el atrio del tabernáculo de reunión.

Lev 6:27 Todo lo que tocare su carne, será santificado; y si salpicare su sangre sobre el vestido, lavarás aquello sobre que cayere, en lugar santo.

Lev 6:28 Y la vasija de barro en que fuere cocida, será quebrada; y si fuere cocida en vasija de bronce, será fregada y lavada con agua.

Lev 6:29 Todo varón de entre los sacerdotes la comerá; es cosa santísima.

Lev 6:30 Mas no se comerá ninguna ofrenda de cuya sangre se metiere en el tabernáculo de reunión para hacer expiación en el santuario; al fuego será quemada.

Instrucciones adicionales sobre varios sacrificios

Aquí hay varias instrucciones más específicas sobre algunos sacrificios ya mencionados: el holocausto, la ofrenda vegetal, el sacrificio por el pecado y por la culpa y el sacrificio de paz.

Manda a Aarón… : estas instrucciones están dirigidas a los sacerdotes en vez de a la gente.

El holocausto.

El holocausto era el servicio diario presentado a Jehová. La palabra holocausto indica que toda la ofrenda sería quemada. Incluía dos ovejas, una ofrecida en la mañana y la otra en la tarde. El sacerdote tenía que poner el sacrificio sobre el altar para que la ofrenda ardiera todo el día y toda la noche.

El sacerdote llevaba un vestido cuando presentaba el sacrificio y otro cuando echaba las cenizas fuera del campamento. Las cenizas fueron echadas en un lugar designado al lado del altar hasta que se recogía una cantidad grande. Aquí parece que el mismo sacerdote las llevó afuera, pero no fue necesariamente así. Un levita designado las llevaba. Malaquías estaba pensando en esta costumbre cuando dijo que las acciones de los sacerdotes les hicieron como el estiércol que llevaban afuera. Este fuego continuo con su sacrificio diario representaba el arrepentimiento y la fe de la nación. Simbolizaba la adoración diaria de la nación llamada para servir a Jehová. Se puede tener este mandato en mente, pensando en el temor y la reverencia como nuestro sacrificio continuo a Dios: … sirvamos a Dios, agradándole con temor y reverencia. Porque nuestro Dios es fuego consumidor.

Una respuesta

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La condena

Dos hombres fueron condenados. La sentencia consistía en que en un día determinado, en veinte años, serían torturados lentamente hasta la muerte. Al escuchar la

Artículo Completo

El chisme

El suicidio de aquella joven conmovió a los habitantes de un tranquilo pueblo de Inglaterra. Pero lo más alarmante fue la conclusión del jurado: «La

Artículo Completo

Escogieron dar sus vidas

Cerca de Mobile, Alabama, había un puente de ferrocarriles que atravesaba una bahía bastante grande. Era una madrugada demasiada nublada, un poco antes de las

Artículo Completo