Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Levítico 27: Cosas consagradas a Dios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Lev 27:1 Habló Jehová a Moisés, diciendo:

A los israelitas se les requirió que dieran o consagraran ciertas cosas al Señor y a su servicio: los primeros frutos de sus cosechas, los animales primogénitos, los hijos primogénitos, el diezmo de su ganancia. Muchos deseaban ir más allá y consagrarse ellos mismos o consagrar a otro miembro de la familia, animales adicionales, una casa o un campo a Dios. En estos casos, era posible donar dinero en lugar de una persona real, un animal o una propiedad. Algunas personas hacían votos impulsivos o poco realistas. A fin de instarlos a reflexionar antes de hacerlo, se imponía una penalidad del veinte por ciento a aquellas cosas que eran vueltas a comprar con dinero. Este capítulo explica cómo fijar valores y qué hacer si un donante luego deseaba volver a comprar aquello que había donado a Dios.

Lev 27:2 Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando alguno hiciere especial voto a Jehová, según la estimación de las personas que se hayan de redimir, lo estimarás así:

Cuando alguno hiciere especial voto a Jehová : El código levítico trata de regalos y ofrendas consagradas al santuario. Se les consideraba como «cosa santísima» y debían ser entregados para el servicio de Dios. El propósito de estas regulaciones era prevenir compromisos súbitos y sin sentido, y advertir contra la tentación de olvidar o alterar los votos. Esto incluye los votos referidos a los animales, las casas, las tierras, y aun los diezmos.

Lev 27:3 En cuanto al varón de veinte años hasta sesenta, lo estimarás en cincuenta siclos de plata, según el siclo del santuario.

Lev 27:4 Y si fuere mujer, la estimarás en treinta siclos.

Lev 27:5 Y si fuere de cinco años hasta veinte, al varón lo estimarás en veinte siclos, y a la mujer en diez siclos.

Lev 27:6 Y si fuere de un mes hasta cinco años, entonces estimarás al varón en cinco siclos de plata, y a la mujer en tres siclos de plata.

Lev 27:7 Mas si fuere de sesenta años o más, al varón lo estimarás en quince siclos, y a la mujer en diez siclos.

Lev 27:8 Pero si fuere muy pobre para pagar tu estimación, entonces será llevado ante el sacerdote, quien fijará el precio; conforme a la posibilidad del que hizo el voto, le fijará precio el sacerdote.

Lev 27:9 Y si fuere animal de los que se ofrece ofrenda a Jehová, todo lo que de los tales se diere a Jehová será santo.

Lev 27:10 No será cambiado ni trocado, bueno por malo, ni malo por bueno; y si se permutare un animal por otro, él y el dado en cambio de él serán sagrados.

Dios enseñó a los israelitas que cuando hacían un voto a El, no debían retractarse de su promesa aun si resultaba más costosa de lo que esperaban. (Esto aplicaba a los animales; los humanos podían ser redimidos o comprados de nuevo.) Dios toma seriamente nuestras promesas. Si usted hizo un voto de dar el diez por ciento de su ingreso y repentinamente surgen algunas cuentas inesperadas, su fiel mayordomía será costosa. Sin embargo, Dios espera que usted cumpla con su promesa, aun cuando le sea difícil.

Lev 27:11 Si fuere algún animal inmundo, de que no se ofrece ofrenda a Jehová, entonces el animal será puesto delante del sacerdote,

Lev 27:12 y el sacerdote lo valorará, sea bueno o sea malo; conforme a la estimación del sacerdote, así será.

Lev 27:13 Y si lo quisiere rescatar, añadirá sobre tu valuación la quinta parte.

Lev 27:14 Cuando alguno dedicare su casa consagrándola a Jehová, la valorará el sacerdote, sea buena o sea mala; según la valorare el sacerdote, así quedará.

Lev 27:15 Mas si el que dedicó su casa deseare rescatarla, añadirá a tu valuación la quinta parte del valor de ella, y será suya.

Lev 27:16 Si alguno dedicare de la tierra de su posesión a Jehová, tu estimación será conforme a su siembra; un homer de siembra de cebada se valorará en cincuenta siclos de plata.

Lev 27:17 Y si dedicare su tierra desde el año del jubileo, conforme a tu estimación quedará.

Lev 27:18 Mas si después del jubileo dedicare su tierra, entonces el sacerdote hará la cuenta del dinero conforme a los años que quedaren hasta el año del jubileo, y se rebajará de tu estimación.

Lev 27:19 Y si el que dedicó la tierra quisiere redimirla, añadirá a tu estimación la quinta parte del precio de ella, y se le quedará para él.

Lev 27:20 Mas si él no rescatare la tierra, y la tierra se vendiere a otro, no la rescatará más;

Lev 27:21 sino que cuando saliere en el jubileo, la tierra será santa para Jehová, como tierra consagrada; la posesión de ella será del sacerdote.

Lev 27:22 Y si dedicare alguno a Jehová la tierra que él compró, que no era de la tierra de su herencia,

Lev 27:23 entonces el sacerdote calculará con él la suma de tu estimación hasta el año del jubileo, y aquel día dará tu precio señalado, cosa consagrada a Jehová.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Las viejas publicidades

Muchas veces creemos en el destino. Rezamos. Esperamos que las cosas pasen. Y nos olvidamos de lo más importante. Creer en nosotros mismos. Nos conformamos, en vez

Artículo Completo