Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Levítico 26: Bendiciones de la obediencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Levítico 26:1 No haréis para vosotros ídolos,(A) ni escultura,(B) ni os levantaréis estatua, ni pondréis en vuestra tierra piedra pintada para inclinaros a ella; porque yo soy Jehová vuestro Dios.

Este capítulo presenta las dos alternativas de obediencia y desobediencia que Dios presentó a su pueblo. La gente del Antiguo Testamento fue advertida vez tras vez contra la adoración de ídolos. Nos preguntamos cómo pudieron auto engañarse con estos objetos de madera y piedra. Sin embargo, bien podría Dios hacernos la misma advertencia, ya que tendemos a prestar mayor atención a ídolos que a Dios. Idolatría es dar más importancia a cualquier cosa antes que a Dios, y nuestras vidas están llenas de esa tentación. Dinero, apariencia, éxito, reputación, seguridad… estos son los ídolos de hoy. Al mirar a estos dioses falsos que prometen todo lo que desea pero nada de lo que necesita, ¿le parece que está tan alejada la idolatría de su propia experiencia?

Levítico 26:2 Guardad mis días de reposo,[a] y tened en reverencia mi santuario. Yo Jehová.

Levítico 26:3 Si anduviereis en mis decretos y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra,

Levítico 26:4 yo daré vuestra lluvia en su tiempo, y la tierra rendirá sus productos, y el árbol del campo dará su fruto.

Levítico 26:5 Vuestra trilla alcanzará a la vendimia, y la vendimia alcanzará a la sementera, y comeréis vuestro pan hasta saciaros,(C) y habitaréis seguros en vuestra tierra.

Levítico 26:6 Y yo daré paz en la tierra, y dormiréis, y no habrá quien os espante; y haré quitar de vuestra tierra las malas bestias, y la espada no pasará por vuestro país.

Levítico 26:7 Y perseguiréis a vuestros enemigos, y caerán a espada delante de vosotros.

Levítico 26:8 Cinco de vosotros perseguirán a ciento, y ciento de vosotros perseguirán a diez mil, y vuestros enemigos caerán a filo de espada delante de vosotros.

Levítico 26:9 Porque yo me volveré a vosotros, y os haré crecer, y os multiplicaré, y afirmaré mi pacto con vosotros.

Y afirmaré mi pacto con vosotros : Se confirma el pacto, mientras se explican las consecuencias de la desobediencia, así como las prometidas bendiciones por la obediencia. Dios ha redimido al pueblo de la esclavitud y sólo él debe ser adorado. El Señor les ha revelado su voluntad. El más alto propósito del pacto se revela en que, a través de la obediencia y la santidad de la comunidad, Dios caminará entre el pueblo que es apartado para ser suyo y para que él sea su Señor.

Levítico 26:10 Comeréis lo añejo de mucho tiempo, y pondréis fuera lo añejo para guardar lo nuevo.

Levítico 26:11 Y pondré mi morada en medio de vosotros, y mi alma no os abominará;

Levítico 26:12 y andaré entre vosotros, y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo.(D)

Levítico 26:13 Yo Jehová vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto, para que no fueseis sus siervos, y rompí las coyundas de vuestro yugo, y os he hecho andar con el rostro erguido.

Imagine el gozo de un esclavo cuando es dejado en libertad. Dios sacó a los hijos de Israel de una amarga esclavitud y les dio libertad y dignidad. También nosotros somos liberados cuando aceptamos el pago que hizo Cristo para redimirnos de la esclavitud del pecado. Ya no necesitamos escondernos de vergüenza por nuestros pecados pasados sino que podemos caminar con dignidad porque Dios nos ha perdonado y se ha olvidado de ellos. Pero así como los israelitas todavía corrían peligro de regresar a una esclavitud mental, necesitamos estar alertas de la tentación de regresar a nuestros patrones pasados de pecado.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Un Amor así­

No siempre las cosas son como aparentan ser a los ojos del espectador. Esta es la historia de dos jóvenes adolescentes, de esos que a uno se

Artículo Completo

De rodillas

Cuentan que un hombre muy rico y orgulloso quería saber qué debía hacer para poder encontrar a Dios. Preguntó a un hombre muy sabio que vivía en

Artículo Completo

Amor de lagartija

Las casas de los japoneses tienen, normalmente, un espacio hueco entre las paredes de madera. Mientras cierta persona echaba abajo los muros de su casa, se dio

Artículo Completo