Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Levítico 19: Leyes de santidad y de justicia

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Lev 19:16 No andarás chismeando entre tu pueblo. No atentarás contra la vida de tu prójimo. Yo Jehová.

Lev 19:17 No aborrecerás a tu hermano en tu corazón; razonarás con tu prójimo, para que no participes de su pecado.

Lev 19:18 No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo.(M) Yo Jehová.

Amarás a tu prójimo como a ti mismo : La palabra «amor» (en hebreo ahav puede ser comprendida como «estima». El amor al prójimo comienza por la autoestima. Como resultado estimamos a nuestro prójimo. Esta regla general resume y satisface los demás mandamientos. Los sabios judíos Hillel y Akiva enseñan que dentro de esta ley están contenidas todas las otras leyes de la Escritura. Pablo cita este versículo de forma similar. Cuando Jesús invoca la regla de oro, que hace énfasis en prestar ayuda a otros en necesidad, explica que «esto es la ley y los profetas».

Lev 19:19 Mis estatutos guardarás. No harás ayuntar tu ganado con animales de otra especie; tu campo no sembrarás con mezcla de semillas, y no te pondrás vestidos con mezcla de hilos.(N)

Lev 19:20 Si un hombre yaciere con una mujer que fuere sierva desposada con alguno, y no estuviere rescatada, ni le hubiere sido dada libertad, ambos serán azotados; no morirán, por cuanto ella no es libre.

Lev 19:21 Y él traerá a Jehová, a la puerta del tabernáculo de reunión, un carnero en expiación por su culpa.

Lev 19:22 Y con el carnero de la expiación lo reconciliará el sacerdote delante de Jehová, por su pecado que cometió; y se le perdonará su pecado que ha cometido.

Lev 19:23 Y cuando entréis en la tierra, y plantéis toda clase de árboles frutales, consideraréis como incircunciso lo primero de su fruto; tres años os será incircunciso; su fruto no se comerá.

Lev 19:24 Y el cuarto año todo su fruto será consagrado en alabanzas a Jehová.

Lev 19:25 Mas al quinto año comeréis el fruto de él, para que os haga crecer su fruto. Yo Jehová vuestro Dios.

Lev 19:26 No comeréis cosa alguna con sangre.(O) No seréis agoreros, ni adivinos.(P)

Lev 19:27 No haréis tonsura en vuestras cabezas, ni dañaréis la punta de vuestra barba.

Lev 19:28 Y no haréis rasguños en vuestro cuerpo por un muerto, ni imprimiréis en vosotros señal alguna.(Q) Yo Jehová.

Lev 19:29 No contaminarás a tu hija haciéndola fornicar,(R) para que no se prostituya la tierra y se llene de maldad.

Lev 19:30 Mis días de reposo[b] guardaréis, y mi santuario tendréis en reverencia. Yo Jehová.(S)

Lev 19:31 No os volváis a los encantadores ni a los adivinos;(T) no los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo Jehová vuestro Dios.

Lev 19:32 Delante de las canas te levantarás, y honrarás el rostro del anciano, y de tu Dios tendrás temor. Yo Jehová.

A menudo la gente encuentra muy fácil descartar las opiniones de los ancianos y evitar visitarlos. Pero el que Dios haya ordenado a los israelitas que respetaran y honraran a los ancianos muestra la seriedad con la que debemos tomar la responsabilidad de respetar a las personas más viejas que nosotros. Su sabiduría obtenida por su experiencia puede librarnos de muchas caídas.

Lev 19:33 Cuando el extranjero morare con vosotros en vuestra tierra, no le oprimiréis.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

En búsqueda del Buda

Cuenta la leyenda que una vez un monje budista decidió viajar para encontrarse con su maestro. Si todo iba bien le llevaría tres semanas llegar

Artículo Completo

El vendedor de semillas

Un joven soñó que entraba en un supermercado recién inaugurado y, para su sorpresa, descubrió que Jesucristo se encontraba atrás del mostrador. – ¿Que vendes

Artículo Completo

El roble y la hiedra

Un hombre edificó su casa. La embelleció con un jardín interno. En el centro plantó un roble y el roble creció lentamente. Día a día

Artículo Completo

La visita de Dios

Un día una persona supo que Dios iba a visitar su casa. Al ver que su casa estaba desordenada y sucia, salió desesperada a la

Artículo Completo