Lentejas

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

«Un día, estaba Diógenes comiendo un plato de lentejas, sentado en el umbral de una casa cualquiera. No había ningún alimento en toda Atenas más barato que el guiso de lentejas.

Dicho de otra manera, comer guiso de lentejas significaba que te encontrabas en una situación de máxima precariedad.

Pasó un ministro del emperador y le dijo «¡Ay, Diógenes! Si aprendieras a ser más sumiso y a adular un poco más al emperador, no tendrías que comer tantas lentejas».

Diógenes dejó de comer, levantó la vista, y mirando al acaudalado interlocutor intensamente, contestó:

«Ay de ti, hermano. Si aprendieras a comer un poco de lentejas, no tendrías que ser sumiso y adular tanto al emperador».

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El manejo de los fallos

¿Qué factor convierte a una figura nacional en un campeón en patinaje? Al observar varias competencias en distintos lugares, he llegado a la conclusión de

Artículo Completo