Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Lentejas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

«Un día, estaba Diógenes comiendo un plato de lentejas, sentado en el umbral de una casa cualquiera. No había ningún alimento en toda Atenas más barato que el guiso de lentejas.

Dicho de otra manera, comer guiso de lentejas significaba que te encontrabas en una situación de máxima precariedad.

Pasó un ministro del emperador y le dijo «¡Ay, Diógenes! Si aprendieras a ser más sumiso y a adular un poco más al emperador, no tendrías que comer tantas lentejas».

Diógenes dejó de comer, levantó la vista, y mirando al acaudalado interlocutor intensamente, contestó:

«Ay de ti, hermano. Si aprendieras a comer un poco de lentejas, no tendrías que ser sumiso y adular tanto al emperador».

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Día de las Madres

Hace cincuentidos años que mi amigo y yo cargamos un Corvette 427 gris metálico con neveras portátiles bermudas y camisetas, y pasamos frente a la lúgubre fachada

Artículo Completo

El Cumplimiento del Tiempo

Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley. Gálatas 4. 4 Los primeros cristianos —Pablo entre

Artículo Completo

Un suave estruendo

Había una vez un hombre que desafió a Dios para ver si de Él recibía alguna respuesta. «¡Dios, arde la zarza como hiciste con Moisés y te

Artículo Completo

Para ti, mamá y papá

Tropecé con un extraño que pasaba y le dije «perdón». El contesto «discúlpeme por favor; no la vi». Fuimos muy educados, seguimos nuestro camino, nos despedimos. Más

Artículo Completo