Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Le trasplantaron el corazon de un niño negrito

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

John Nathan Ford, niño negro del barrio de Harlem de Nueva York, salió a jugar al balcón. Todavía con sólo cuatro años de edad no se daba cuenta de las diferencias de color. Jugando se cayó del balcón. Quizá por un mareo, o de debilidad, o de descuido, el niño cayó desde un sexto piso.

Su madre, Dorothy Ford, hizo donación del pequeño corazón de John Nathan, para que fuera implantado en el pecho de James Preston Lovette, niño blanco también de cuatro años de edad.

El niño negro, muerto en medio de la miseria, seguirá viviendo, aunque sólo sea su corazón, dentro de un niño blanco, rico y afortunado.
Amigo, ¡cuántas reflexiones podemos sacar de esta patética noticia! La primera es que no importa de qué color es la piel del individuo, si negra, blanca, amarilla, cobriza o aceitunada: los corazones siempre son rojos.

La verdad es que debajo de un par de milímetros de piel, todos los seres humanos nos parecemos. Todos tenemos la misma composición molecular y química. Todos tenemos los mismos rasgos psicológicos básicos. Todos tenemos las mismas necesidades físicas, y las mismas reacciones morales y sentimentales. La segunda reflexión es: ¿qué va a pensar el niño blanco cuando más adelante sepa que lleva en su pecho el corazón de un negro? ¿Se sentirá humillado, menoscabado, acomplejado, deprimido? O, ¿ese corazón negro que le ayuda a vivir le dará una visión de amor y comprensión universal?

Sea cual fuere su reacción cuando conozca el caso, el hecho sigue estando allí. La muerte accidental de un negrito sirvió para que él pudiera seguir viviendo. Y sea racista o no, el hecho permanecerá inalterable: un corazón de negro seguirá bombeando sangre de blanco.

Cristo Jesús, con piel de judío, murió no accidentalmente en una cruz. Su corazón fue traspasado por nosotros y su sangre, sangre judía, fue derramada íntegramente para redimir a todos los hombres, de cualquier color, raza, nacionalidad y religión y condición social.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El empujón del águila

El águila empujó gentilmente sus hijitos hacia la orilla del nido. Su corazón se aceleró con emociones conflictivas, al mismo tiempo en que sintió la

Artículo Completo

Sí de puede

Esta es una frase que se escuchó mucho en elecciones de Puerto Rico y de los Estados Unidos: «Yes, we can», sin embargo esto no

Artículo Completo

Orígenes de Alejandría

El más distinguido discípulo de Clemente de Alejandría, y el último de los cuatro grandes maestros de la iglesia que discutiremos en este capítulo, es

Artículo Completo

Un asunto de monos

El señor Robinson llegó a casa fatigado llevando un gran mono cómodamente sentado en sus hombros. La señora Robinson se sintió muy preocupada al ver

Artículo Completo