Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las sábanas sucias

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Una pareja de recién casados, se mudó para un barrio muy tranquilo. En la primera mañana en la casa, mientras tomaba café, la mujer reparó a través de la ventana, que una vecina colgaba sábanas en el tendedero.

— ¡Que sábanas tan sucias cuelga la vecina en el tendedero…! Quizás necesita un jabón nuevo… ¡Ojala pudiera ayudarla a lavar las sábanas!

El marido miró y quedó callado. Y así­, cada dos o tres dí­as, la mujer repetí­a su discurso, mientras la vecina tendí­a sus ropas al sol y el viento.

Al mes, la mujer se sorprendió al ver a la vecina tendiendo las sábanas limpiecitas, y dijo al marido:
— ¡Mira, ella aprendió a lavar la ropa! ¿Le enseñarí­a otra vecina?

El marido le respondió:
— ¡No, hoy me levanté más temprano y lavé los vidrios de nuestra ventana!

Y la vida es así­, todo depende de la limpieza de la ventana, a través de la cual observamos los hechos.

Es fácil juzgar a los demás sin darnos cuenta que la situación errada está es en nosotros. Limpiemos las ventanas de nuestra vida antes de mirar a los demás.

«No juzguéis para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que medí­s, os será medido.¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacarte la paja del tu ojo, y he aquí­ la viga en el ojo tuyo?. ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás con claridad para sacar la paja del ojo de tu hermano.» Mateo 7:1-5.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El nacimiento de Juan

Al cumplirse el tiempo en que Isabel debía dar a luz, tuvo un hijo. Sus vecinos y parientes fueron a felicitarla cuando supieron que el

Artículo Completo