Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las puertas del cielo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un guerrero, samurai, fue a ver al Maestro Zen Hakuin y le preguntó: ¿Existe el infierno? ¿Existe el cielo? ¿Dónde están las puertas que llevan a ellos ? ¿Por dónde puedo entrar?

Era un guerrero sencillo. Los guerreros siempre son sencillos, sin astucia en sus mentes, sin matemáticas. Sólo conocen dos cosas: La vida y la muerte. No había venido a aprender ninguna doctrina; solo quería saber dónde estaban las puertas, para poder evitar el infierno y entrar al cielo. Hakuin le respondió de una manera que sólo un guerrero podía haber entendido.

— ¿Quién eres?

— Soy un samurai, hasta el emperador me respeta.

— ¿Un Samurai, tú?. Pareces un mendigo.

El orgullo del samurai se sintió herido y olvidó para qué había venido. Sacó su espada y ya estaba a punto de matar a Hakuin cuando éste dijo:

— Esta es la puerta del infierno. Esta espada, esta ira, este ego, te abren la puerta.

Esto es lo que un guerrero puede comprender. Inmediatamente el samurai entendió. Puso de nuevo la espada en su cinto y Hakuin dijo:

— Aquí se abren las puertas del cielo. La mente es el cielo, la mente es el infierno y la mente tiene la capacidad de convertirse en cualquiera de ellos. Pero la gente sigue pensando que existen en alguna parte, fuera de ellos mismos. El cielo y el infierno no están al final de la vida, están aquí y ahora. A cada momento las puertas se abren… en un segundo se puede ir del cielo al infierno, del infierno al cielo.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Peregrino

—Que dirección tomaste peregrino? —Vengo por las sendas de la Ley, Hermano. —Por cuantas encrucijadas has pasado? —Cinco veces tuve que detenerme para descubrir hacia donde ir.

Artículo Completo

A mal tiempo buena cara

Afuera hace frío, mucho frío; se ve el aliento de las personas al respirar, mientras caminan envueltos en abrigos y bufandas y las manos en los bolsillos.

Artículo Completo