Las puertas del cielo

Las puertas del cielo

Un guerrero, samurai, fue a ver al Maestro Zen Hakuin y le preguntó: ¿Existe el infierno? ¿Existe el cielo? ¿Dónde están las puertas que llevan a ellos ? ¿Por dónde puedo entrar?

Era un guerrero sencillo. Los guerreros siempre son sencillos, sin astucia en sus mentes, sin matemáticas. Sólo conocen dos cosas: La vida y la muerte. No había venido a aprender ninguna doctrina; solo quería saber dónde estaban las puertas, para poder evitar el infierno y entrar al cielo. Hakuin le respondió de una manera que sólo un guerrero podía haber entendido.

— ¿Quién eres?

— Soy un samurai, hasta el emperador me respeta.

— ¿Un Samurai, tú?. Pareces un mendigo.

El orgullo del samurai se sintió herido y olvidó para qué había venido. Sacó su espada y ya estaba a punto de matar a Hakuin cuando éste dijo:

— Esta es la puerta del infierno. Esta espada, esta ira, este ego, te abren la puerta.

Esto es lo que un guerrero puede comprender. Inmediatamente el samurai entendió. Puso de nuevo la espada en su cinto y Hakuin dijo:

— Aquí se abren las puertas del cielo. La mente es el cielo, la mente es el infierno y la mente tiene la capacidad de convertirse en cualquiera de ellos. Pero la gente sigue pensando que existen en alguna parte, fuera de ellos mismos. El cielo y el infierno no están al final de la vida, están aquí y ahora. A cada momento las puertas se abren… en un segundo se puede ir del cielo al infierno, del infierno al cielo.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

La Influencia de Lider Cristiano

La influencia del lider cristiano

Probablemente ningún extranjero ejerció un mayor liderazgo sobre las gentes de Shaohsing, en la China, a principios del siglo veinte, que el doctor Claude H. Barlow. Este misionero médico, que fue hombre modesto, fue

Seguir Leyendo »

La batalla y la confesión

La batalla había sido dura. El enemigo había usado de toda su artillería. Él joven soldado, se miraba una y otra vez. Su uniforme, que cuando abandonó el acuartelamiento militar, parecía más el traje

Seguir Leyendo »