Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las preguntas del pequeño camello

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un bebé camello y su madre se encontraban descansando bajo un árbol. Entonces el pequeño preguntó a su mamá: «¿Por qué los camellos tenemos joroba?»

La mamá camello pensó un momento y respondió, «Nosotros somos animales del desierto, por eso tenemos una joroba para almacenar agua y poder sobrevivir en medio del calor».

El pequeño animal pensó un rato en la respuesta y luego dijo, «¿Por qué nuestras piernas son tan largas?»

La madre respondió, «Son para caminar mejor en el desierto»

Después de un rato el bebé volvió a preguntar, «¿Por qué nuestras pestañas son tan largas? A veces siento que me estorban la visión»

Ella respondió, «esas enormes pestañas protegen tus ojos de la arena del desierto cuando el viento sopla»

El pequeño pensó y pensó, luego dijo: «Ya veo, entonces si la joroba es para almacenar agua cuando estamos en el desierto, las piernas largas son para caminar mejor en el desierto y las enormes pestañas son para protegernos de la arena del desierto, ¿Qué hacemos en un zoológico?»

La lección que podemos aprender de este relato es que nuestros talentos y habilidades solamente son útiles si estamos en el lugar correcto y en el momento correcto, de lo contrario se desperdiciarían.

Según cada uno ha recibido un don, úselo sirviéndose los unos a los otros como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.

Todos hemos recibido dones de parte de Dios, que nos permiten colaborar en su obra y llevar bendición a los demás, pero debemos estar dispuestos a ponerlos a disposición del Señor e ir donde él nos mande para que nuestros talentos no se desperdicien.

Nadie puede decir que es inútil en la viña del Señor, todos tenemos algo que aportar, solo pide a Dios que te ponga en el lugar y el momento correcto para trabajar.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Sálvate a ti mismo

El partido de fútbol de esa mañana pronosticaba un excitante encuentro. Los changuitos estaban ansiosos por iniciar el partido. Se oye el silbato y empiezan a correr

Artículo Completo