Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las lámparas y la vela

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Había una vez una lámpara líder que organizó una fiesta para todas las lámparas de la región. Fueron todas vestidas con sus respectivas pantallas retocadas y adornadas como todas las lamparas.

En un momento determinado una pobre vela entro tímidamente en la sala y hubo una súbita amenaza de cortocircuito que afectó a algunas lamparas que empezaron a brillar un poco menos. Poco a poco la lámpara líder fue aceptando la presencia de la velita en el inmenso salón de fiestas. Resolvió hacer poco caso de ella y llamó a sus compañeras para que se acercaran a fin de que pudieran oír lo que la velita, sin pantalla, sebacea, tenía que decir.

—¿Quién es usted? — preguntó la lámpara líder.

— Una vela, como usted ve… Respondió la pobre velita.

— Eso lo sabemos. Pero, ¿qué hace usted?

—Yo tengo luz independiente, que sin embargo también la recibo de otra fuente. Soy símbolo de fe; a pesar de que ustedes son más fuertes que yo, no llevo pantalla, porque sé que mi vida es efímera, mi luz nace de dentro de mí, oscila y mi patrón vuelve a encenderme sin necesitar mucha ayuda, soy tan peligrosa como usted, pero no origino tantas catástrofes; una criatura puede usarme pero me respeta más que a usted, voy disminuyendo mientras más ilumino. Valgo mucho a los ojos de los hombres que, aunque me abandonan en cualquier esquina, cuando no consiguen encender a ustedes, recurren a mí y entonces brillo con más intensidad.

Las lámparas no lograban contener la risa histérica frente a aquel espectáculo de inferioridad. Súbitamente hubo un malestar general en todas y se fueron apagando, gritando en demanda de socorro, hasta que la sala quedo a oscuras. Sólo quedó la velita que acompañó al electricista para el trabajo de reparación.

Cuando las lámparas volvieron en sí y se reunieron para pedir disculpas a la velita, esta ya era un puñadito de cera dando el último suspiro. Había dado la vida para que sus amigas más fuertes pudieran continuar la fiesta.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Los lobos

Un viejo indio estaba hablando con su nieto, quien sentado en las rodillas de su abuelo buscaba nutrirse de la sabiduría que sólo brinda la

Artículo Completo

Retrato de sí mismo

Después de años de trabajar en Roma, en esculturas de tamaño monumental, Miguel Ángel fue a Florencia donde un gran bloque de mármol de Carrara

Artículo Completo