Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las credenciales de jesus

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Cuenta la historia que Penélope era asediada por sus pretendientes aun después de diez años de la marcha de Ulises. Pensando que después de ese tiempo su marido estaría muerto, ella decidió comprometerse en matrimonio con quien fuera capaz de disparar una flecha a través de doce aros con el arco que fuera de Ulises.

En ese intervalo llegó Ulises disfrazado de mendigo y se acercó al lugar de la prueba. Uno tras otro, los admiradores avanzaron pero se sintieron incapaces de tensar el arco. Al final, Ulises solicitó: «Mendigo como soy, una vez fui soldado y aún hay fuerza en mis viejos músculos, dejadme probar.» Los pretendientes se burlaron de él, pero Penélope consintió en su solicitud. Con facilidad cogió el arco, tensó la cuerda, ajustó la flecha y disparó sin errar el blanco. ¡Era Ulises! y Penélope corrió a echarse en sus brazos.

Para Jesús no fue suficiente el proclamarse como el Cristo. El probó con sus credenciales el cumplimiento de las divinas profecías de que él era el Mesías. Fue irrefutablemente el cumplimiento sin error de las profecías mesiánicas. Ninguna de ellas falló de ser cumplida en su vida y ministerio. Cada referencia del Antiguo Testamento acerca del Mesías ratificó las palabras de Cristo: «Yo soy», de Juan 4:26.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La cuerda de la vida

Cuentan que un alpinista desesperado por conquistar el Aconcagua, inició su travesía después de años de preparación. Pero quería la gloria para él solo, por

Artículo Completo

El jardín del amado

Había en el Jardín muchísimos y bellos pájaros cuyos cantos se unían de manera tal que nadie habría podido distinguir qué pájaro emitía cuál canción,

Artículo Completo

Te hice a ti

En la calle vi a una niñita temblando de frío con un vestidito ligero, con poca esperanza de encontrar una comida decente. Me enojé y

Artículo Completo

Arrojando diamantes

En cierta ocasión, un hombre caminaba por la playa en una noche de luna llena. Iba pensando de esta forma: Si tuviera un carro nuevo,

Artículo Completo