Las credenciales de jesus

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Cuenta la historia que Penélope era asediada por sus pretendientes aun después de diez años de la marcha de Ulises. Pensando que después de ese tiempo su marido estaría muerto, ella decidió comprometerse en matrimonio con quien fuera capaz de disparar una flecha a través de doce aros con el arco que fuera de Ulises.

En ese intervalo llegó Ulises disfrazado de mendigo y se acercó al lugar de la prueba. Uno tras otro, los admiradores avanzaron pero se sintieron incapaces de tensar el arco. Al final, Ulises solicitó: «Mendigo como soy, una vez fui soldado y aún hay fuerza en mis viejos músculos, dejadme probar.» Los pretendientes se burlaron de él, pero Penélope consintió en su solicitud. Con facilidad cogió el arco, tensó la cuerda, ajustó la flecha y disparó sin errar el blanco. ¡Era Ulises! y Penélope corrió a echarse en sus brazos.

Para Jesús no fue suficiente el proclamarse como el Cristo. El probó con sus credenciales el cumplimiento de las divinas profecías de que él era el Mesías. Fue irrefutablemente el cumplimiento sin error de las profecías mesiánicas. Ninguna de ellas falló de ser cumplida en su vida y ministerio. Cada referencia del Antiguo Testamento acerca del Mesías ratificó las palabras de Cristo: «Yo soy», de Juan 4:26.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Humanos de un ala

Un día un ángel se arrodilló a los pies de Dios y habló: Señor, visité toda tu creación. Estuve en todos los lugares. Vi que

Artículo Completo

Los mejores amigos

Hubo una vez dos mejores amigos. Ellos eran inseparables, eran una sola alma. Por alguna razón sus caminos tomaron dos rumbos distintos y se separaron.

Artículo Completo

El empujón del águila

El águila empujó gentilmente sus hijitos hacia la orilla del nido. Su corazón se aceleró con emociones conflictivas, al mismo tiempo en que sintió la

Artículo Completo