Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Lamentaciones 4: Consecuencias de la infidelidad de Israel

Lamentaciones 4:17 Aun han desfallecido nuestros ojos esperando en vano nuestro socorro; En nuestra esperanza aguardamos a una nación que no puede salvar.

Aguardamos a una nación : Algunos especialistas piensan que el remanente que había sobrevivido aún esperaba ayuda. Los versículos 18 y 19 se refieren a este remanente, pero probablemente el texto aluda a su actitud anterior a la destrucción de Jerusalén. Esperaban que alguna nación viniera en su auxilio. Estas esperanzas se frustraron en el 587 a.C.

Judá pidió ayuda a Egipto para pelear en contra del ejército babilónico. Egipto dio falsas esperanzas a Judá, comenzaron a ayudar, pero luego se retiraron. Jeremías advirtió a Judá que no se aliara a Egipto. Dijo a los líderes que confiaran en Dios, pero se negaron a escucharlo.

Lamentaciones 4:18 Cazaron nuestros pasos, para que no anduviésemos por nuestras calles; Se acercó nuestro fin, se cumplieron nuestros días; porque llegó nuestro fin.

Las tropas de ocupación acosaban continuamente a los sobrevivientes.

Lamentaciones 4:19 Ligeros fueron nuestros perseguidores más que las águilas del cielo; Sobre los montes nos persiguieron, en el desierto nos pusieron emboscadas.

Lamentaciones 4:20 El aliento de nuestras vidas, el ungido de Jehová, De quien habíamos dicho: A su sombra tendremos vida entre las naciones, fue apresado en sus lazos.

El aliento de nuestras vidas , el ungido de Jehová : Estos eran probablemente los títulos usados por el rey Sedequías, en quien una parte del pueblo había depositado grandes esperanzas.

Sedequías, a pesar de ser llamado «el ungido de Jehová», tuvo poca profundidad espiritual y poco poder de liderazgo. En vez de depositar su fe en Dios y escuchar a Jeremías, el verdadero profeta de Dios, escuchó a los falsos profetas. Para empeorar la situación el pueblo decidió seguir y confiar en su rey. Eligieron el camino de la confianza y complacencia falsas al querer sentirse seguros en vez de seguir las instrucciones que Dios le daba a su pueblo a través de Jeremías. Pero al objeto de su confianza, el rey Sedequías, lo capturaron.

Lamentaciones 4:21 Gózate y alégrate, hija de Edom, la que habitas en tierra de Uz; Aun hasta ti llegará la copa; te embriagarás, y vomitarás.

La oposición de Edom causó gran amargura en estos difíciles tiempos. Gózate y alégrate : Probablemente significa: «Búrlate, pero tú también serás juzgada y tendrás que beber la copa de la ira de Dios»

Lamentaciones 4:22 Se ha cumplido tu castigo, oh hija de Sion; Nunca más te hará llevar cautiva. Castigará tu iniquidad, oh hija de Edom; Descubrirá tus pecados.

La mayoría del pueblo fue conducida a la cautividad. Se ha cumplido tu castigo . Es posible que Dios le ofreciera alguna oportunidad al remanente que había quedado atrás. Nunca más te hará llevar cautiva . Esto parece implícito en Jeremías 42:10-12; 50:20.

Edom era el archienemigo de Judá, aun cuando tenían un antepasado común, Isaac. Edom ayudó activamente a Babilonia en el sitio de Jerusalén. Como recompensa, Nabucodonosor dio a Edom las tierras de las afueras de Judá. Jeremías dijo que Edom sería juzgado por su traición en contra de sus hermanos.

  • Páginas:
  • 1
  • 2
  • 3

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.