Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La visita de Dios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un día una persona supo que Dios iba a visitar su casa. Al ver que su casa estaba desordenada y sucia, salió desesperada a la calle a pedir ayuda sin conseguir que nadie aceptara. No sabiendo por donde comenzar, empezó a sacudir los muebles que estaban llenos de polvo y en medio de ese polvo vio a alguien que se ofreció a ayudarlo. Él le dio las gracias y juntos empezaron la tarea.

Cuando terminaron, agradecida por la ayuda de la otra persona le pidió que se quedara para que también le diera la bienvenida a su “ilustre” visitante.

Quien le ayudó entonces le dijo:

— No hace falta porque Yo Soy a quien estabas esperando. Yo Soy tu Dios, el de hoy, de ayer y siempre.

Muchas veces pedimos ayuda a Dios, y no lo reconocemos en el hermano; nos pasan las manos y no identificamos a Dios en ellas. Por eso es muy importante estar siempre preparados para que cuando Dios nos visite, podamos estar bien limpios, y no preocuparnos en el último momento de nuestra vida.

Dios constantemente nos visita; sólo que nosotros no tenemos tiempo para recibirle en nuestra casa. Por eso hoy te llama por tu nombre para que el pueda entrar en tu casa, en tu corazón y tenerte siempre limpio.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Primeras cosas

Actúar como si lo que haces marcara la diferencia, lo hace. William James Mi padrastro se perdió lo que algunos consideran las primeras cosas más importantes en

Artículo Completo

Logrando la calma

Es casi imposible dormir, si estás «demasiado tenso». ¿El recuerdo de los eventos del día, te impide conciliar el sueño? ¿ Sientes a veces como si escalaras

Artículo Completo

La fe que mueve montañas

Una pequeña congregación en las faldas de las Montañas «Great Smokies» construyó un Nuevo santuario en un lote de terreno donado por un miembro de la iglesia.

Artículo Completo

Valentía

Valentía es admitir tus temores y enfrentarlos cara a cara. Es tener la fortaleza de pedir ayuda y la humildad de aceptarla. Valentía es defender tus principios

Artículo Completo