Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La viejecita

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Cuentan de una viejecita irlandesa que nunca hablaba mal de nadie. Siempre encontraba algo bueno en la peor persona. Un día falleció un hombre que parecía atesorar en sí todas las miserias humanas: era ladrón, borracho, pendenciero, pegaba a su mujer y a sus hijos… una verdadera calamidad, un estorbo para la comunidad.

La noche del velorio, llegó la viejecita a la sala donde se iba a rezar por el difunto.

Todos se miraron y se decían por dentro: de este sí que no podrá decir nada bueno. La viejecita estuvo un momento callada. Parecía que efectivamente no sabía qué decir. Al fin, habló:

— Ciertamente sabía silbar. Daba gusto oírle cuando pasaba por debajo de mi ventana todas las mañanas. Le echaré de menos…

¡Qué bueno sería que buscáramos en los demás sus cualidades y no sus defectos!

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Jesús enseña a orar

Cuando ustedes oren, no sean como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para que

Artículo Completo

Salmo 133

Salmo 133:1 Cántico de ascenso gradual; de David. Mirad cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos habiten juntos en armonía. David utiliza dos símiles para

Artículo Completo

Viviendo al mínimo

Con pesar me he dado cuenta en las últimas semanas que mi corazón estaba lejos de Dios. Me doy cuenta que he amado con evidencias más a

Artículo Completo