La Verdad desnuda

La Verdad desnuda

Hace mucho tiempo andaba la Verdad por las calles, en los pueblos, tratando de hablar con la gente, pero la gente no la quería, la despreciaban solamente por las ropas que llevaba. La Verdad andaba con harapos, sin lujos, sin pretensiones, tan simple, pura y sencilla como la Verdad.

La Verdad siempre trataba de acercarse a la gente, de entrar en sus hogares, pero siempre fue despreciada y humillada, pues nadie la quería por sus vestiduras harapientas.

Un día la Verdad andaba caminando y llorando, muy triste por todo esto, hasta que de repente se encuentra a alguien muy alegre, divertido, vestido con colores muy llamativos y elegantes y toda la gente la saludaba!… Era la Parábola!

…Y la Parábola ve a la Verdad y le dice:  Verdad, ¿por qué lloras?

La Verdad le responde: La gente me desprecia y me humilla! Nadie me quiere ni me aceptan en sus casas!

La Parábola le dice: Claro, Verdad… Te entiendo; lo que pasa es que tienes que vestirte como yo, con colores y bien elegante….y verás el cambio.

Parábola le prestó uno de sus vestidos a Verdad y desde ese día, como un milagro, de repente, la Verdad fue aceptada por la gente y era querida por todos…

Nadie acepta la Verdad desnuda. Todos la prefieren disfrazada con ropas de Parábola.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Éxodo 16: Dios da el maná

Éxo 16:1 Partió luego de Elim toda la congregación de los hijos de Israel, y vino al desierto de Sin, que está entre Elim y Sinaí, a los quince días del segundo mes después

Seguir Leyendo »

Salmo 143: Suplica del Auxilio Divino

Salmo 143:1 Salmo de David. Oh SEÑOR, escucha mi oración, presta oído a mis súplicas, respóndeme por tu fidelidad, por tu justicia; La traducción de la Septuaginta griega añade una referencia en el título

Seguir Leyendo »

Salmo 133

Salmo 133:1 Cántico de ascenso gradual; de David. Mirad cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos habiten juntos en armonía. David utiliza dos símiles para describir el gozo de los hermanos que,

Seguir Leyendo »