Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La vendedora de flores

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Querida María:

A tus hermanas les encanta lo que les contaste en la carta fechada en Londres, día 12 de noviembre del año 1989,ese sobre contenía también la carta de felicitación a mamá por su cumpleaños. Decías:

La vendedora de flores sonreía; su arrugado rostro resplandecía de gozo. Por impulso tomé una de sus flores.

-Se ve usted muy feliz está mañana- le dije.

-¡Claro!- exclamó- Sobran los motivos.

Aquella mujer vestía tan pobremente y se veía tan frágil, que su actitud me intrigó.

-Sobrelleva sus problemas admirablemente – la elogié.

Ella me explicó entonces:Cuando crucificaron a Cristo, el Viernes Santo, fue el día más triste de la historia. Y tres días después, Él resucitó. Por eso yo, siempre que algo me aflige, he aprendido a esperar tres días. Las cosas siempre se arreglan de una u otra manera en ese tiempo.

Seguía sonriendo al despedirse de mí. Sus palabras me vienen a la mente cada vez que estoy en dificultades: «Hay que esperar tres días».

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Salmo 83

Salmo 83:1  Cántico. Salmo de Asaf. Oh Dios, no permanezcas en silencio; no calles, oh Dios, ni te quedes quieto. Las pequeñas tribus que se mencionan entre

Artículo Completo