La vendedora de flores

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Querida María:

A tus hermanas les encanta lo que les contaste en la carta fechada en Londres, día 12 de noviembre del año 1989,ese sobre contenía también la carta de felicitación a mamá por su cumpleaños. Decías:

La vendedora de flores sonreía; su arrugado rostro resplandecía de gozo. Por impulso tomé una de sus flores.

-Se ve usted muy feliz está mañana- le dije.

-¡Claro!- exclamó- Sobran los motivos.

Aquella mujer vestía tan pobremente y se veía tan frágil, que su actitud me intrigó.

-Sobrelleva sus problemas admirablemente – la elogié.

Ella me explicó entonces:Cuando crucificaron a Cristo, el Viernes Santo, fue el día más triste de la historia. Y tres días después, Él resucitó. Por eso yo, siempre que algo me aflige, he aprendido a esperar tres días. Las cosas siempre se arreglan de una u otra manera en ese tiempo.

Seguía sonriendo al despedirse de mí. Sus palabras me vienen a la mente cada vez que estoy en dificultades: «Hay que esperar tres días».

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Dar sin esperar

Este norteamericano recibió un título de medicina del Colegio de Medicina de la Universidad de Nueva York. Recibió una asignación para el Laboratorio de Investigación

Artículo Completo

Libertad para elegir

Era un profesor comprometido y estricto, conocido también por sus alumnos como un hombre justo y comprensivo. Al terminar la clase, ese día de verano,

Artículo Completo