Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La tentación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un sábado por la tarde el padre deja a su hijo en casa, porque el muchacho no se sentía bien. Al salir, el padre le dijo: «No vayas al lago a nadar con tus amigos.» Y el muchacho respondió: «¡Entendido, señor!» Al regresar a casa, el papá pasó junto al lago, y vio a su hijo divirtiéndose con sus amigos en el agua. El padre detiene el carro, llama a su hijo y le dice: «¿No te dije que no vinieras a nadar?» Y el hijo responde: «Pero, papá, no tenía la intención de nadar. Sólo vine a mirar, pero me caí en el agua.»

Cuando el padre empezó a sentir lástima por su hijo, notó que su hijo vestía su traje de baño. Y su hijo le explicó: «Yo cargue mi traje de baño, por si acaso era tentado.»

¡Amigo, no haga ninguna provisión para la carne!. Pídale a Dios que prevenga el que usted sea tentado hoy. Pídale fortaleza para vencer la tentación, si es que Él la permitiera. Y no sólo cuando ocurre la tentación, sino a lo largo del camino cuando tiene que tomar decisiones

«Sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne» (Romanos 13:14).

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Dios existe

Un hombre fue a una barbería a cortarse el cabello y recortarse la barba, como es costumbre. En estos casos entabló una amena conversación con la persona

Artículo Completo

Aguanta un poco más

En Inglaterra, existía una pareja que gustaba de visitar las pequeñas tiendas del centro de Londres. Una de sus tiendas favoritas era una en donde vendían vajillas

Artículo Completo