Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La tentación

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Un hombre con problemas de obesidad había decidido dejar de comer, sobre todo, aquello que le hacía mal y nutría su obesidad.

 
Un día, al pasear por cierta avenida en la cual se hallaba una repostería dijo: «no pasaré cerca de esa tienda» y… después de un momento dijo: «bueno… ¿qué de malo hay en que pase por el frente?».
 
Con esto en mente se acercó poco a poco a la tienda y… una vez estando frente a los pastelillos dijo: «¿qué puede pasarme si entro a la tienda… finalmente… no compraré ni un solo pastelillo» y entró a la tienda con esta idea. Ya estando dentro dijo: «bueno y… ¿que tiene de malo que compre un pastelillo y le dé solo una mordida?» y efectivamente, compró un pastelillo y lo mordió. A estas alturas ya había sucumbido a la tentación.
 
La tentación es tan sutil en determinadas circunstancias que, aparentemente, no nos damos cuenta en qué momento se cede ante ella y se engendra al pecado; y aún cuando detectamos la sospecha de que hay peligro en tal o cual asunto, no lo detenemos a tiempo cuando hay escasez de dedicación y consagración.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Salto al vacío

Cierta oportunidad, el pequeño hijo le preguntaba a su padre: — Papá… ¿Qué es la fe? Para explicárselo, el papá trajo al niño hasta la

Artículo Completo

Riesgo es libertad

Reír, es correr el riesgo de parecer tonto. Llorar, es arriesgarse a parecer sentimental. Acercarse a otro ser, es arriesgarse a comprometerse. Mostrar emoción, es

Artículo Completo