Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La suficiencia

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

El General William Booth, un ministro metodista inglés, fundó el Ejército de Salvación en Londres en 1878. Emma, su segunda hija, se casó con un hombre llamado Tucker, quien también trabajaba para el Ejército de Salvación.

Un día Tucker predicó en Chicago acerca de la suficiencia de Jesús para consolar en cada situación. Después del servicio un trabajador arrinconó a Tucker y le dijo que era muy fácil para Tucker hablar acerca del consuelo y gracia de Jesús porque su esposa estaba aún viva.

El hombre explicó a Tucker que él había perdido a su esposa y que sus bebés lloraban por su madre, quien no volvería nunca más.

El aseguró a Tucker que si él tuviera esa clase de desgracia, no podría hablar con tanto ardor de la suficiencia de Cristo.

Al poco tiempo Tucker perdió también a su esposa en un accidente ferroviario, y su cuerpo fue llevado al cuartel general del Ejército de Salvación en Chicago para el servicio fúnebre. Al mirar Tucker el cuerpo silencioso de su esposa, le vino al pensamiento lo que aquel triste hombre le había estado diciendo pocos días antes.

Dirigiéndose a los asistentes al servicio fúnebre, y buscando entre la gente a aquel hombre sin encontrarlo, les dijo que si aquel hombre estaba allí él quería que supiera que Cristo era suficiente para sus huérfanos y su afligido corazón.

Sin Tucker saberlo, aquel hombre estaba entre la concurrencia y se acercó al estrado, se arrodilló ante el féretro y recibió al Salvador de Tucker como suyo propio.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Cuando somos un milagro

Conducía de vuelta a casa alrededor de las cinco, tras de una reunión, atascado en el tráfico del Bulevar Colorado, cuando el auto comenzó a

Artículo Completo

Tres consejos

Una pareja de recién casados era muy pobre y vivía de los favores de un pueblito del interior. Un día el marido le hizo la

Artículo Completo