Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La rana optimista

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Dos ranas, una optimista y otra pesimista, cayeron al mismo tiempo en dos vasijas que contenían leche. La rana pesimista dice: “No puedo salir de este cacharro, porque las paredes son muy lisas. No puedo respirar en la leche, voy a asfixiarme, estoy perdida.” Y, en efecto, se asfixia y muere.

La rana optimista no sabe tampoco qué hacer; pero como es optimista trata de hacer algo y se agita en todos sentidos. Como se está moviendo continuamente, bate la leche con tanto vigor que ésta se transforma en mantequilla. La rana entonces se sienta sobre la mantequilla y puede respirar libremente.

Esto prueba que quien posee un carácter optimista hace siempre algo, aun cuando no sepa qué hacer para salir en una situación difícil; pero sigue luchandoy confiando en Dios y él es poderoso para hacernos “más que vencedores.”

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El anacoreta y el pozo

Aquel año la sequía fue horrible. El pequeño hilillo de agua que apagaba la sed del Anacoreta y alimentaba el pequeño embalse para regar, se secó. El

Artículo Completo

Inocencia infantil

Con los años vamos perdiendo la inocencia, que no es otra cosa que la sabiduría que nos regaló Dios. En cierta ocasión se me solicitó que fuera

Artículo Completo

Aprendamos a callar

Llevaban a la guillotina a un predicador, a un borracho y a un ingeniero. Le preguntaron al predicador si quería estar boca arriba o boca abajo cuando

Artículo Completo

Practicando la Palabra

Un cristiano de la península de Corea visitó a uno de los misioneros que allí estaban, y le dijo: — He aprendido el Sermón del Monte y deseo

Artículo Completo