Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La Parábola de la Rosa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un cierto hombre plantó una rosa y la regó fielmente y antes de que floreciera, la examinó. Vio que el capullo pronto florecería, pero notó espinas en el tallo y pensó: «¿Cómo puede tan bella flor provenir de una planta cargada de tantas espinas afiladas?» Entristecido por este pensamiento, se olvidó regar la rosa y, justo antes de que pudiera florecer, murió.

Así pasa con mucha gente. Dentro de cada alma hay una rosa. Las cualidades que reflejan a Dios colocadas en nosotros al nacer, crecen en medio de las espinas de nuestras fallas. Muchos de nosotros nos miramos a nosotros mismos y vemos tan sólo las espinas, los defectos.

Nos desesperamos, pensando que nada bueno puede salir de nosotros. Descuidamos regar lo bueno en nosotros y, eventualmente se muere. Nunca alcanzamos nuestro potencial.

Alguna gente no ven la rosa dentro de sí mismas; alguien más tiene que mostrárselas. Uno de los grandes dones que una persona puede poseer es la habilidad de llegar más allá de las espinas de otros y hallar la rosa dentro de ellos.

Esta es una de las características del amor… mirar a una persona, conocer sus verdaderas fallas y aceptar a esa persona en nuestra vida… siempre reconociendo la nobleza en su alma. Ayudemos a otros a darse cuenta de que pueden superar sus fallas. Si les mostramos la «rosa» dentro de sí, ellos conquistarán sus espinas. Sólo así florecerán muchas veces.

Pero teniendo dones que difieren, según la gracia que nos ha sido dada, usémoslos: si el de profecía, úsese en proporción a la fe; Romanos 12:5-7
El amor nunca deja de ser; pero si hay dones de profecía, se acabarán; si hay lenguas, cesarán; si hay conocimiento, se acabará. I Corintios 13:8

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Practicando la Palabra

Un cristiano de la península de Corea visitó a uno de los misioneros que allí estaban, y le dijo: — He aprendido el Sermón del Monte y deseo

Artículo Completo

Tiempos difíciles

¿Estamos tomando la decisión correcta? ¿Debería cambiar de dirección y línea de trabajo o deberé buscar otro empleo? Cuando las cosas no son lo que solían ser

Artículo Completo

Lo que no es el amor

A veces las personas confunden el sentimentalismo y el romanticismo con el amor. Estos son meros aderezos que dan un poco de sabor y color, pero sin

Artículo Completo

Celebremos al Niño

¿Por qué celebramos el nacimiento de Jesús de una forma tan diferente a como celebramos otros nacimientos? Cuando se trata de honrar a figuras históricas para las

Artículo Completo