Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La oscura caverna

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Hace mucho tiempo hubo una tribu que vivía en una oscura y fría caverna. La caverna era pequeña y la tribu vivía hacinada dentro de ella temblando de frío. Durante mucho tiempo, la tribu gritaba y se lamentaba. Era todo lo que ellos hacían. Era todo lo que ellos sabían hacer. Los sonidos que emitía la tribu en la caverna eran fúnebres; pero la tribu desconocía esto pues ellos jamás habían conocido la alegría. El espíritu de la cueva era un espíritu de muerte; pero la tribu tampoco lo sabía pues ellos nunca conocieron lo que era en verdad la vida.

Un día ellos escucharon una voz diferente que les dijo:

— He escuchado sus lamentos. He sentido su frío y he visto su oscuridad. Es por eso que he venido a ayudarlos.

La tribu permaneció en silencio. Ellos nunca habían escuchado esa voz: la esperanza, y parecía extraño a sus oídos.

— ¿Cómo podemos saber nosotros que usted ha venido a ayudar?

— Confíen en mí, contestó el hombre. Yo tengo lo que ustedes necesitan.

Las personas de la cueva se acercaron a través de la oscuridad para observar la figura del extraño. Él estaba apilando algo, inclinándose de un lado a otro para recoger y volverlo a apilar.

— ¿Qué está haciendo usted?

El extraño no contestó.

— ¿Qué está haciendo usted?

Pero él no dijo nada.

— ¡Díganos en este momento! ¿Qué está haciendo usted?

El visitante estaba de pie y habló en dirección a las voces:

— Yo tengo lo que ustedes necesitan.

Se agachó hasta el suelo y encendió lo que había estado apilando tan cuidadosamente. La madera apilada hizo erupción y la luz llenó la caverna.

La tribu entró en pánico, y empezaron a gritar:

¡Apáguelo! ¡Hiere nuestros ojos!

— La luz siempre hiere antes de que ayude. Acérquense un poco más, el dolor irá pasando pronto.

—Yo no puedo, dijo una voz.

— Yo tampoco .

— Sólo un necio se arriesgaría exponiendo sus ojos a tal luz, dijo un tercero.

El extraño estaba de pie al lado del fuego y les dijo:

— ¿Acaso prefieren la oscuridad? ¿Prefieren el frío? No tengan miedo. Tengan fe.

Durante mucho tiempo nadie habló. Las personas trataban de cubrir sus ojos con las manos y escondiéndose unos de tras de otros. No se animaban a acercarse. El extraño estaba al pie del fuego y les dijo para animarlos:

— Está caliente aquí.

De pronto una voz salió del fondo de la cueva.

— Él tiene razón, es más caluroso. Ahora puedo abrir mis ojos. Ya puedo ver

El extraño volteó y vio acercarse a una mujer hacia el fuego.

— Acércate.

Ella obedeció y caminó hacia el anillo de luz.

— ¡Es tan caluroso aquí! Ya no siento frío. Vengan acérquense, sientan el calor.

— ¡Cállate! ¿Cómo te atreves a invitarnos a tal tontería? Déjanos, déjanos y toma tu luz. Llévatela, no la queremos.

— ¿Porqué no vienen? ¿A que le temen?

— Ellos escogen el frío, pues aunque está frío, es lo que ellos conocen. Prefieren morir de frío antes de confiar y arriesgarse por algo nuevo, por algo diferente, que los salvará.

— ¿Y vivir en la oscuridad para siempre?

— Sí, y vivir siempre en la oscuridad.

La mujer permaneció en silencio. Miró primero a la oscuridad y luego al extraño. El extraño entonces le preguntó:

— ¿Dejarías tú el fuego?

Ella hizo una pausa, y entonces contestó:

— No podría permanecer más en el frío. Pero tampoco estaría en paz sabiendo que mi gente muere en la oscuridad de esta cueva.

— Eso no será necesario. Ten, extendiéndole un palo que ardía en fuego. Lleva esto a tu gente. Diles que la luz está aquí, que la luz es portadora de calor, de vida. Diles que la luz es para todo aquél que la desea, para todo aquél que tiene fe.

Ella tomó la pequeña llama y caminó entre las sombras.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Dios y el granjero

Cuentan que hace años Dios decidió bajar a la Tierra, para percatarse de cómo andaban las cosas, viéndolas y sintiéndolas tan de cerca como los mismos hombres.

Artículo Completo

Invierno

Recuerdo que un invierno mi padre necesitaba leña, así que buscó un árbol muerto y lo cortó. Pero luego, en la primavera, vio desolado que al tronco

Artículo Completo

El ateo y el oso convertido

Cuenta una simpática fábula que un ateo paseaba por un hermoso bosque. Asombrado por tanta belleza, pensó: «¡Qué maravillas han surgido como resultado de la evolución!». No

Artículo Completo

Las dos ranas

Un grupo de ranas viajaba por el bosque y, de repente, dos de ellas cayeron en un hoyo profundo. Todas las demás ranas se reunieron alrededor del

Artículo Completo

Estorbos

En la novela de Julio Verne La isla misteriosa, se habla sobre cinco hombres que se escapan de un campo de prisioneros de una Guerra Civil mediante

Artículo Completo