Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La oreja verde

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un día, mientras leía el periódico en una de esas guaguas del transporte público, vi que subía un hombre con una oreja verde. No era ya un hombre joven, sino más bien maduro, todo menos su oreja, que era de un verde puro.

Cambié pronto de asiento y me puse a su lado para estudiar el caso de cerca y con cuidado.

Le pregunté:

— Esa oreja que tiene usted, Señor, ¿cómo es de color verde si ya es usted mayor?

— Puede llamarme viejo –me dijo con un guiño. Esa oreja me queda de los tiempos de niño. Es una oreja joven que sabe interpretar voces que los mayores no llegan a escuchar: oigo la voz del árbol, de la piedra en el suelo, del arroyo, del pájaro, de la nube en el cielo. Y comprendo a los niños cuando hablan de esas cosas que en la oreja madura resultan misteriosas…

Eso me contó el hombre con una oreja verde.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Salmo 91: Mi refugio

Salmo 91:1 El que habita al abrigo del Altísimo morará a la sombra del Omnipotente. En estos versículos aparecen tres títulos que designan a Dios aparte de

Artículo Completo

Las patas del ciervo

Llegó un ciervo a una fuente cristalina de aguas, y vio en la limpia superficie de ellas sus largas y delgadas piernas a la vez que sus

Artículo Completo

El verdadero culto

Ustedes no saben a quién adoran; pero nosotros sabemos a quién adoramos, pues la salvación viene de los judíos. Pero llega la hora, y es ahora mismo,

Artículo Completo