Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La oreja verde

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un día, mientras leía el periódico en una de esas guaguas del transporte público, vi que subía un hombre con una oreja verde. No era ya un hombre joven, sino más bien maduro, todo menos su oreja, que era de un verde puro.

Cambié pronto de asiento y me puse a su lado para estudiar el caso de cerca y con cuidado.

Le pregunté:

— Esa oreja que tiene usted, Señor, ¿cómo es de color verde si ya es usted mayor?

— Puede llamarme viejo –me dijo con un guiño. Esa oreja me queda de los tiempos de niño. Es una oreja joven que sabe interpretar voces que los mayores no llegan a escuchar: oigo la voz del árbol, de la piedra en el suelo, del arroyo, del pájaro, de la nube en el cielo. Y comprendo a los niños cuando hablan de esas cosas que en la oreja madura resultan misteriosas…

Eso me contó el hombre con una oreja verde.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La Estampita

Era pequeño para entender nada.¡Si no sabía hablar, qué iba a entender! De repente, recibía un albor de luz que se colaba por entre las cortinas color

Artículo Completo

Primeras cosas

Actúar como si lo que haces marcara la diferencia, lo hace. William James Mi padrastro se perdió lo que algunos consideran las primeras cosas más importantes en

Artículo Completo

El agricultor

Su nombre era Fleming, un agricultor pobre de Inglaterra. Un día, mientras trataba de ganarse la vida para su familia, escuchó a alguien pidiendo ayuda desde un

Artículo Completo

Mark

Un día Mark iba caminando de regreso de la escuela y se dirigía a su casa. Al poco rato de caminar se dio cuenta de que el

Artículo Completo