La nariz y los anteojos

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Una vez le dijo la nariz a su dueño:

— «Estoy harto de tener que cargar esos anteojos para que los ojos puedan ver, de ahora en adelante me niego a cargarlos».

El hombre no quiso ser injusto y respondió:

— «De acuerdo, se hará como tu lo quieres».

De repente aquella persona al no poder ver bien y sin los anteojos se tropezó y cayó. Con tan mala suerte que cayó de frente y adivinen… se quebró la nariz!

¿Quiénes somos nosotros para despreciar a otros?

Muchas veces nos sentimos cargados o nos parece que cargamos cosas que no nos sirven de nada. Jesús dijo «El que me quiera seguir que tome su cruz y me siga».

Dejemos de quejarnos, no vaya a ser que no queramos hacer algo que es para nuestro propio bien.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Aurore y Aimée

Había una vez una dama que tenía dos hijas. La mayor, que se llamaba Aurore, era bella como el día, y tenía un carácter bastante

Artículo Completo

Viendo con el corazón

María fue una bondadosa auxiliar de maestra, que simplemente quería Amar mejor a sus estudiantes, niños con problemas emocionales. Ella pudo haber sido muy tolerante,

Artículo Completo

Porcelana

Se cuenta que una vez en Inglaterra, existía una pareja que gustaba de visitar las pequeñas tiendas del centro de Londres. Una de sus tiendas

Artículo Completo

Reloj

Un relojito que acababa de ser terminado por el relojero, fue puesto en una repisa en la bodega, junto a dos relojes mayores que estaban

Artículo Completo