Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La mejor herramienta del diablo.

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Cierta vez, se corrió la voz de que el diablo se retiraba de los negocios y que vendía sus herramientas al mejor postor. En la noche de la venta estaban todas las herramientas en forma de que llamaran la atención, y por cierto que eran un lote siniestro: odio, celos, envidia, malicia, sensualidad, engaños, además de todos los otros implementos del mal. Aparte del lote había un instrumento de forma inofensiva, muy gastado, cuyo precio era más alto que el de todos los otros.

Alguien preguntó al diablo cómo se llamaba el instrumento.

—« Desaliento» fue la respuesta.

— Por qué su precio es tan alto? le preguntaron.

—« Porque -replicó el diablo-, ese instrumento me es más útil que cualquier otro; puedo entrar en la conciencia de un ser humano con este instrumento cuando los demás me fallan, y una vez dentro, por medio del desaliento, puedo hacer con esa persona lo que se me antoje. Está muy gastado porque lo uso con casi todo el mundo, y como muy pocas personas saben que me pertenece lo puedo usar continuamente para lograr mis propósitos». Pero el precio para desaliento era tan alto que aún sigue siendo propiedad del diablo.

El desaliento es uno de los estados de ánimo contra el cual es indispensable fortalecerse, ya que nos desalentamos muy a menudo. Nos desalentamos con nuestro trabajo, nuestra familia, la necesidad de cambio, los grupos, los compañeros, cuando las cosas no nos salen como queremos. Estas cosas terminan por llenarnos de tristeza frustrando nuestras vidas y nuestros sueños, ciegan nuestros ojos a la misericordia de Dios y hace que veamos las circunstancias desfavorables. El desaliento es lo opuesto a la fe.

La respuesta para combatir el desaliento está tan cerca como tu Biblia. Cristo es la fuente de vida, el remedio para las preocupaciones, el que sana las heridas, el bálsamo para el dolor y la suficiencia para nuestra insuficiencia. Cristo es la fuente de la alegría y la felicidad y la respuesta a la tristeza y el desaliento.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Mecánico

Una vez iba un hombre en su automóvil por una larga y muy solitaria carretera cuando de pronto, su auto comenzó a detenerse hasta quedar

Artículo Completo

Quiero volver a ser feliz

Fui criado con principios morales comunes. Cuando niño, los ladrones tenían la apariencia de ladrones y nuestra única preocupación con a la seguridad era que

Artículo Completo

Carta de la vida

Hola. Me conoces. Me llamo Vida, sí, soy tu Vida. Soy muy hermosa. ¿Lo sabías? Observa la naturaleza. Tiene un encanto especial para cada momento.

Artículo Completo

Exodo

Levántate… sal… alza el vuelo. Estas palabras son buenas para aquellos que están atrapados o esclavizados. Sin embargo, algunos se resisten a la orden de

Artículo Completo