La mejor Biblia

Cuatro hombres estaban parados en el pasillo de una iglesia. Discutían sobre qué versión bíblica era la mejor.

Uno decía que era la versión Reina Valera citando su bello, elocuente y antiguo lenguaje.

El segundo sugería que la Nueva Versión Internacional, era literal, y le daba confianza, por lo que él sentía compromiso hacia el mensaje más fiel de los textos originales. El tercer hombre elogiaba a Dios Habla Hoy por su estilo fácil de entender y su forma coloquial.

Luego de haber escuchado los argumentos apasionados de sus amigos, el cuarto hombre dijo con seguridad:

-En realidad, prefiero la traducción de mi jefe.

-¿Qué quieres decir? -le preguntó el primer hombre con incredulidad-. Tu jefe es solo un supervisor de almacenes. Ni siquiera deber haber terminado el instituto.

-Sostengo mi teoría -dijo el cuarto hombre-, mi jefe ha traducido las páginas de la Biblia en su vida. Él ha vivido el mensaje. Y ha sido la traducción más perfecta de la cual yo haya sido testigo.

Todo el conocimiento teológico no puede compararse con una vida vivida a través del amor y marcada con veracidad, gentileza y humildad. Esa en efecto, es la manera de vivir que se enseña en cada traducción de las Escrituras.

Un buen ejemplo es el mejor sermón.

Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros. Filipenses 4:9

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja un comentario

También Podría interesarte

El sabio de Egipto

Se cuenta que en el siglo pasado, un turista americano fue a la ciudad de el Cairo, Egipto, con la finalidad de visitar a un

Leer Más >>
Por Qué No Hiciste Nada

Por qué no hiciste nada

Se hallaba un sacerdote sentado en su escritorio junto a la ventana, preparando un sermón sobre la providencia. De pronto oyó algo como una explosión,

Leer Más >>
El vigilante

El vigilante

Antonio, era un ser extraño, a media noche regresaba del río. Esa era su rutina, porque de noche en el río había absoluta calma y

Leer Más >>