Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La mariposa y la flor

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Cierta vez, un hombre pidió a Dios una flor y una mariposa. Pero Dios le dio un cactus y una oruga. El hombre quedó triste, pues no entendió por que su pedido llegó equivocado. Luego pensó: Con tanta gente que tiene Dios que atender tal vez se equivocó, y resolvió no cuestionar el envío del Señor.

Pasado algún tiempo, el hombre fue a verificar el pedido que dejó olvidado. Para su sorpresa, del espinoso y feo cactus habí­a nacido la más bella de las flores. Y la horrible oruga se transformó en una bellí­sima mariposa.

Dios siempre hace lo correcto. Su camino es el mejor, aunque a nuestros ojos parezca que todo esta errado. Si haz pedido a Dios una cosa y recibiste otra confí­a. Ten la seguridad de que El siempre dará lo que necesitas en el momento adecuado. No siempre lo que deseas…es lo que necesitas. Como El nunca falla en la entrega de sus pedidos. Sigue adelante sin dudar ni murmurar…

La espina de hoy…  será la flor de mañana.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Para esos amigos

Este mensaje es para… Esas personas que nos ven y conocen nuestro estado de ánimo. Esas personas a las que les cuentas tus tropiezos. Esas personas que

Artículo Completo

La rana optimista

Dos ranas, una optimista y otra pesimista, cayeron al mismo tiempo en dos vasijas que contenían leche. La rana pesimista dice: “No puedo salir de este cacharro,

Artículo Completo