Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La Maestra y el Celular

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un día una maestra estaba calificando un ensayo que habían realizado sus estudiantes, su esposo estaba al lado jugando en su celular, cuando de repente ella comenzó a llorar.

— “¿Qué te sucede?”, le preguntó. — “¿Por qué lloras?”.

— “Es que los puse a los estudiantes a escribir sobre algo que deseaban”, contestó ella

El sin quitar la mirada de su celular le dijo:

— “Bueno, pero ¿qué es lo que te hace llorar?”.

— “Lo que escribió uno de los alumnos, me hace llorar”, dijo ella.

Sin dejar de ver la pantalla de su celular, le pregunta:

— “¿Y qué dice?”.

— “Dice que sus padres prefieren estar en su celular que ponerle atención a él, dice que prefieren jugar en sus celulares que jugar con él y que cuando tienen que atender una llamada lo hacen inmediatamente mientras él se la pasa esperando que lo atiendan a él. Al final dice que desea ser un teléfono inteligente para que sus padres le den la atención que él requiere”.

Su esposo con lagrimas en los ojos, le pregunta:

— “¿Quién escribió eso?”.

Y ella respondió, algo que hizo llorar a los dos.

— “Lo escribió Juan Manuel, nuestro hijo.

Recuerda amar a las personas y utilizar las cosas, no amar las cosas y utilizar las personas. Hoy y ahora es el mejor momento de decirle a tu hijo que le amas, que estás orgulloso de él y que es importante en tu vida.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Salto al vacío

Cierta oportunidad, el pequeño hijo le preguntaba a su padre: — Papá… ¿Qué es la fe? Para explicárselo, el papá trajo al niño hasta la boca del

Artículo Completo

En la fábrica de juguetes

Trabajaba yo en una fábrica de juguetes, cuando se nos anunció la visita del dueño de una importante cadena de jugueterías, que estaba a punto de realizar

Artículo Completo

Animales

Por alguna oculta razón atribuimos a los animales defectos que sólo tenemos los hombres. No es falsa la serpiente cuando repta zigzagueando en su andar; es falso

Artículo Completo

Isaías 40

Isaías 40:1  2. Segunda sección: mensaje de consuelo a Israel (40.1–55.13) Jehová consuela a Sión «¡Consolad, consolad[a] a mi pueblo!», dice vuestro Dios. Consolaos , pueblo mío

Artículo Completo