La madre en el asilo

Un hijo, tras el fallecimiento de su padre, puso a su madre en un asilo y la visitaba de vez en cuando. Un día recibió una llamada del asilo, informando que ella estaba muriendo. Fue corriendo a ver a su madre antes de que ella muriera y le preguntó: ¿Madre, qué quieres que haga por ti?

  • «Quiero que coloques ventiladores en el asilo, porque el calor es insoportable, quiero que compres refrigeradores también, para que la comida no se malogre. Muchas noches tuve que dormir sin haber comido nada»

El hijo le dijo sorprendido:

  • Pero ¿ahora me estás pidiendo estas cosas, mientras estás muriendo?, ¿Por qué no me lo dijiste antes?

La madre respondió triste: – «Yo me acostumbré a convivir con el hambre y el calor, pero mi miedo es que tú no puedas hacerlo, el día que tus hijos no te cuiden en casa y te envíen aquí cuando estés viejo. ¡Las cosas que estoy pidiendo son para ti…»

Recuerda siempre: Todo aquello que hagas en vida, te será devuelto…

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • El sembrador

    En 1930 un joven viajero exploraba los Alpes Franceses. Llegó a una vasta extensión de tierra estéril. Estaba desolada. Era…
  • Felicidad

    La felicidad para algunos es acumular riqueza, obtener un buen empleo, que nuestros deseos se cumplan, ganarnos un nombre y…
  • Amor del corazón

    Hoy en día las aventuras amorosas no son inusuales entre jóvenes adolescentes. No es particularmente sorprendente cuando dichas aventuras amorosas…
  • Publicidad de Apple

    Esta es una publicidad de Apple que me impactó desde el primer momento en el que la leí. Seguro que…