Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La madre en el asilo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un hijo, tras el fallecimiento de su padre, puso a su madre en un asilo y la visitaba de vez en cuando. Un día recibió una llamada del asilo, informando que ella estaba muriendo. Fue corriendo a ver a su madre antes de que ella muriera y le preguntó: ¿Madre, qué quieres que haga por ti?

  • «Quiero que coloques ventiladores en el asilo, porque el calor es insoportable, quiero que compres refrigeradores también, para que la comida no se malogre. Muchas noches tuve que dormir sin haber comido nada»

El hijo le dijo sorprendido:

  • Pero ¿ahora me estás pidiendo estas cosas, mientras estás muriendo?, ¿Por qué no me lo dijiste antes?

La madre respondió triste: – «Yo me acostumbré a convivir con el hambre y el calor, pero mi miedo es que tú no puedas hacerlo, el día que tus hijos no te cuiden en casa y te envíen aquí cuando estés viejo. ¡Las cosas que estoy pidiendo son para ti…»

Recuerda siempre: Todo aquello que hagas en vida, te será devuelto…

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Carta de Dios a los hombres

Tú, que eres un ser humano, eres mi milagro, eres fuerte, capaz, inteligente y lleno de dones y talentos. Cuenta tus dones y talentos. Entusiásmate con ellos.

Artículo Completo

La telaraña

En un país muy lejano vivía un príncipe que se quejaba continuamente de que Dios hubiese creado insectos tan inútiles y tan molestos como las arañas y

Artículo Completo