La indiferencia

No son los clavos fríos, ni el cruel madero, ni la punzante espina, ni la aguda lanza que el soldado impío hunde en la carne con profunda herida.

No es el sol ardiente que abrasa el rostro y quema la pupila, reseca el labio dulce y a la cándida frente cual tierna flor a su calor marchita.

No es la esponja amarga que a la boca sedienta se aproxima, al reclamo angustioso de la sed que le abrasa, sed que nace del alma y que no es comprendida.

No es tampoco el olvido en el Padre como parece que el Hijo estima, dejándole solo sufrir el martirio, ausente de toda clemencia divina.

No es el clavo frío, no es el sol ardiente, ni el terrible olvido. No es la hiel amarga ni la espina hiriente.

Es tu indiferencia, es tu cruel desvío quien le hirió inclemente con su agudo filo. Y es la sed inmensa de tener tu alma, la que fiera quema sus tiernas entrañas.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • El sembrador

    En 1930 un joven viajero exploraba los Alpes Franceses. Llegó a una vasta extensión de tierra estéril. Estaba desolada. Era…
  • Felicidad

    La felicidad para algunos es acumular riqueza, obtener un buen empleo, que nuestros deseos se cumplan, ganarnos un nombre y…
  • Amor del corazón

    Hoy en día las aventuras amorosas no son inusuales entre jóvenes adolescentes. No es particularmente sorprendente cuando dichas aventuras amorosas…
  • Publicidad de Apple

    Esta es una publicidad de Apple que me impactó desde el primer momento en el que la leí. Seguro que…