Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La indiferencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

No son los clavos fríos, ni el cruel madero, ni la punzante espina, ni la aguda lanza que el soldado impío hunde en la carne con profunda herida.

No es el sol ardiente que abrasa el rostro y quema la pupila, reseca el labio dulce y a la cándida frente cual tierna flor a su calor marchita.

No es la esponja amarga que a la boca sedienta se aproxima, al reclamo angustioso de la sed que le abrasa, sed que nace del alma y que no es comprendida.

No es tampoco el olvido en el Padre como parece que el Hijo estima, dejándole solo sufrir el martirio, ausente de toda clemencia divina.

No es el clavo frío, no es el sol ardiente, ni el terrible olvido. No es la hiel amarga ni la espina hiriente.

Es tu indiferencia, es tu cruel desvío quien le hirió inclemente con su agudo filo. Y es la sed inmensa de tener tu alma, la que fiera quema sus tiernas entrañas.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Carta a un niño mongoloide

Fueron sólo unos instantes, los más amargos de mi vida, pero sólo fueron unos segundos. Desde entonces nunca te he negado. Sin embargo, aquel día mi falta

Artículo Completo

Detén el yo emocional

Recuerdo aquellos años en que solí­a ser una «cristiana yo-yo», como suelo llamarlo. Siempre tení­a altibajos. Si mi esposa hací­a lo que yo querí­a, entonces me sentí­a

Artículo Completo

La vasija de misericordia

El maestro estaba buscando una vasija para usar. En el estante había muchas. ¿Cuál escogería?. Llévame, gritó la dorada. «Soy brillante, tengo un gran valor y todo

Artículo Completo