Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La fuerza del ejemplo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

En 1912 el misionero bautista americano Adoniram Judson, marchó a Birmania. Su vida no fue fácil allí. El gobierno del lugar hizo todo lo que pudo para estorbarle en su tarea. Sufrió mucho.

Pasó hambre hasta quedarse en el esqueleto. Fue llevado en cadenas por el desierto hasta el punto de desear la muerte. Sus manos y pies quedaron señalados para siempre por las cadenas.

Cuando al fin fue liberado, fue al rey de Birmania para pedirle permiso para ir a cierta ciudad a predicar.

El rey le respondió: «Estoy dispuesto a que vayan una docena de predicadores, pero no tú. Mi pueblo no responderá fácilmente a la predicación, pero verían las marcas de las cadenas en tus manos y pies y eso sí les convencería.»

Así es con Jesucristo, las marcas de su amor sacrificial tomando nuestro lugar en la cruz nos conmueven y nos convencen.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El brahmán y Stanley Jones

«En cierta ocasión, mientras esperaba un tren en la India, preguntó a un caballero indio si tomaría el tren que estaba por llegar. Contestó que no, porque

Artículo Completo

Una sonrisa de terapia

Visitando una leproserí­a en una isla del Pací­fico me sorprendió que, entre tantos rostros muertos y apagados, hubiera alguien que habí­a conservado unos ojos claros y luminosos

Artículo Completo

La humildad de un gigante

Hace mucho tiempo, un sargento de un batallón insultaba y reprendía fuertemente a los soldados, que no podían sacar un vehículo atascado en el fango. En ese

Artículo Completo