Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La frisa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un día un viejito se sentía solo y fue con su hijo que estaba casado y tenía un hijo de 5 años para pedirle que lo dejase vivir con él un tiempo para no sentirse solo.

— Hijo, ¿cómo estás? Mira he venido a decirte que me siento solo y deseaba saber si puedo estar contigo.

— !Claro que si papá!, ¡ésta es tu casa!

— Lo que pasa hijo, lo que quiero pedirte, es que me dejes vivir contigo un tiempo, digo, si es que se puede.

— Este, claro papá, pero tú sabes, la casa es muy chica y yo con mi hijo y mi esposa no sé, mira lo que…

— No importa hijo lo que tú me des con eso me conformo, lo único que quiero es no estar solo.

— Mira papá lo que te puedo ofrecer es un lugar en el establo, te puedo acondicionar algo.

— Está bien hijo lo que tú me des.

El padre llama a su hijo de 5 años y le dice:

— Hijo tráele una frisa a tu abuelito porque se va a quedar con nosotros un tiempo.

El niño subió a su recámara y trajo una frisa y delante de su padre la rompió en dos pedazos. El padre enojado le dice:

— Hijo, ¿por qué hiciste eso?

— Mira papá una es para abuelito y la otra es para ti, para cuando yo sea grande y vengas a mi casa a pedirme que te deje quedar conmigo.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Lucas 2: El viaje a Belén

Por aquel entonces se promulgó un edicto de parte de Augusto César mandando empadronarse a todos los habitantes del imperio romano. Este fue el primer censo que

Artículo Completo

Uno crece

Imposible atravesar la vida … sin que un trabajo salga mal hecho, sin que una amistad cause decepción, sin padecer algún quebranto de salud, sin que un

Artículo Completo

Isaias 49: El Siervo de Yahvé

Isaías 49:1  Escuchadme, islas, y atended, pueblos lejanos. El Señor me llamó desde el seno materno, desde las entrañas de mi madre mencionó mi nombre. El segundo

Artículo Completo

Parábola de los elefantes

Erase una vez en la India, que unos pobres ciegos iban por una carretera polvorienta, guiados por un amable caballero de edad madura, que todavía tenía buena

Artículo Completo