Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La esposa de Dios

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Un niño de 10 años, descalzo y temblando de frío, apuntaba a través de la vitrina de una zapatería. Una señora se acerco al niño y le dijo:

— Mi pequeño amigo, ¿qué estás mirando con tanto interés en esa ventana?

— Le estaba pidiendo a Dios que me diera un par de zapatos.

La señora lo tomó de la mano y lo adentró en la tienda, le pidió al empleado que le diera media docena de pares de calcetines para el niño. Preguntó si podría darle un recipiente con agua y una toalla. El empleado rápidamente le trajo lo que pidió. Ella se llevó al niño a la parte trasera de la tienda, se quitó los guantes y le lavó los pies al niño, se los secó con la toalla.

Para entonces el empleado llegó con los calcetines. La señora le puso un par de los calcetines al niño y le compró un par de zapatos.

Juntó el resto de pares de calcetines y se los dio al niño. Ella acarició al niño en la cabeza y le dijo:

— ¡No hay duda pequeño amigo que te sientes más cómodo ahora!

Mientras ella daba la vuelta para irse el niño la alcanzó de la mano, mirándola con lágrimas en los ojos preguntó:

— ¿Es usted la esposa de Dios?

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Durmiendo como delfines

A diferencia de los seres humanos, los delfines poseen respiración voluntaria. Eso significa que tienen que ser conscientes al momento de respirar y darle la

Artículo Completo

En las manos de Dios

He aquí, en las palmas de mis manos, te he grabado; tus muros están constantemente delante de mí. Isaías 49:16 Durante la secundaria conocí a jóvenes

Artículo Completo

Los pequeños detalles

El alumno, según él, había terminado el cuadro. Llamó a su maestro para que lo evaluara. Se acercó el maestro y observo la obra con

Artículo Completo