Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La espiga doblada

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Enviado al campo para ver si estaba lista la cosecha, ya a punto para el segado, el muchacho volvió a su padre y le dijo:

— Me parece que la cosecha será muy pobre, padre mío.

— ¿Por qué?

— Porque he notado que la mayor parte de las espigas están dobladas hacia abajo, como desmayadas, seguramente que no valen nada.

— ¡Mi hijo pequeño! Has de saber que las espigas que viste dobladas, lo están por el peso del grano, en tanto que las que están levantadas, rectas hacia el cielo, pueden hacerlo porque están medio vacías.
Así en la vida de los hombres. Cuando alguno levanta la frente lleno de orgullo, es porque en su interior tiene bien poco peso de juicio.

El hombre sabio, cuanto más sabe, más siente la humillación de lo que le falta saber. El hombre de veras noble de corazón, no puede enorgullecerse de ello, porque conoce cuánto más noble debería ser.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Joyas del pensamiento

1. Los caminos del hombre llevan a un fin sin esperanza… los de Dios, a una esperanza sin fin. 2. El mucho arrodillarnos nos mantendrá en buena

Artículo Completo

Un hombre nuevo

Debe tener la disposición a renunciar a todas las formas de tener, para poder  ser y dar plenamente. Sentir seguridad, tener sentimientos de identidad y confianza basados

Artículo Completo

El gusano y el escarabajo

Había una vez un gusano y un escarabajo que eran amigos, pasaban charlando horas y horas. El escarabajo estaba consciente de que su amigo era muy limitado

Artículo Completo