Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La diferencia nos hizo amigos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Una vez, a cinco pintores, se les propuso un gran proyecto: trabajar en común para una gran exposición pictórica que tendría lugar con motivo del Año Nuevo. Los artistas pusieron manos a la obra.

Lo cierto es que, el evento, levantó gran expectación en la localidad elegida. Todos los habitantes de aquella población hablaban de lo distintos que eran los pintores y que, precisamente por ello, la ocasión habría de ser aprovechada por ellos y por otros tantos hombres y mujeres de la zona.

Pero, un buen día, a punto de abrirse la exposición los pintores comenzaron a discutir sobre los colores que usaban unos y otros, sobre los temas elegidos, sobre el marco que adornaba el cuadro de cada uno. En definitiva, cayeron en una gran discusión a cuenta de “las diferencias existentes” en su pintura.

El conflicto trascendió a la calle. Y toda la ilusión y el entusiasmo que habían puesto los moradores de aquel pueblo se fueron desvaneciendo. ¿Cómo es posible que sean incapaces de ponerse de acuerdo?, exclamaban.

Por la tarde, cuando estaban a punto de recoger los bártulos y marcharse los pintores cada uno a su casa, un niño se coló por una ventana y dijo:

— ¡Qué cuadros tan diferentes y tan bonitos todos, no había visto nunca una cosa igual!
Los pintores se miraron sonrojados, unos a otros, y abrazándose y riéndose de sí mismos dijeron:

— Es verdad, es mucho más lo que esperan de nosotros, y lo que descubren en nuestras diferencias que lo que nosotros discutimos de ellas.

Y la exposición llevó este título: “La diferencia nos hizo amigos”.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Gautama y Satyakama

Ya el sol se había puesto entre el enredo del bosque sobre los ríos. Los niños de la ermita habían vuelto con el ganado y estaban sentados

Artículo Completo

El equilibrista

El gran equilibrista habí­a tendido una cuerda desde un borde al otro de un acantilado. El se aprestaba a hacer su demostración y la multitud, situada abajo,

Artículo Completo

El leñador honesto

En un verde y silencioso bosque a orillas de un río espumoso y chispeante, vivía un pobre leñador que trabajaba con empeño para mantener a su familia.

Artículo Completo