Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La cruz demasiado pesada

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un joven, que no sabía que hacer con tantos problemas, oraba en su cama, y así cayó en un profundo sueño.

En sus sueños él ve a Dios, y le dice: «Señor, no puedo seguir, mi cruz es demasiado pesada».

El Señor, lo lleva ante un ángel, el cual le muestra una opción y le dice:

— Joven, si no puedes llevar el peso de tu cruz, puedes guardarla dentro de esa habitación que ves ahí. Después, escoge de entre todas las demás cruces que ahí se encuentran, la cruz que tu quieras».

El joven suspiró aliviado.

— Gracias, dijo, e hizo como le indicó el ángel. Entró a la habitación y entregó allí su cruz y continuó su recorrido a través de toda esa enorme habitación buscando una cruz que le viniera más cómoda de llevar. Vio muchas cruces, algunas tan grandes que no les podía ver la parte de arriba, pero siguió su búsqueda por la habitación que pareciera no tener fin, probó toda clase de cruces que ahí se encontraban.

Algunas fueron muy pesadas, otras tan pequeñas que le parecían muy fáciles de sobrellevar, y él no quería decepcionar al Señor, así que siguió caminando hasta que vio una cruz apoyada en un extremo de la habitación, al probarla sintió que le quedaba muy bien, no era ligera y sin embargo no pesaba demasiado, así que decidió tomarla con un poco de esfuerzo…se la acomodó a su espalda y buscó al ángel.

— Angel, susurró, quisiera ésta.

El ángel empezó a exclamar algunas palabras, pero el Señor se dirijió al joven diciéndole:

— Hijo mío, no existe mejor elección, felicidades. -El joven se retiró lleno de alegría.

El ángel le dijo a Dios:

— Pero Señor, el joven se lleva la misma cruz con la que llegó aquí.

Cualquiera que sea tu cruz, cualquiera que sea tu dolor, siempre brillará el sol después de una tormenta.

Cuando los problemas de la vida nos parecen abrumadores, Debemos, estar gozozos y agradecídos porque sabemos que el Señor no nos va a dar más carga que la que podamos llevar, y aún, con nuestras cargas, sus brazos estarán alrededor de nuestra vida para ayudarnos a llevarla.

Jesus dijo: Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas, porque mi yugo es fácil y ligera mi carga. Mateo 11:28-30

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Cristo pagó el precio

En el mundo antiguo se les pagaba a los dioses paganos para liberar a los esclavos, pero su benevolencia era una ficción ya que el esclavo había

Artículo Completo

Fidelidad y perseverancia

En 1924 se celebraron los Juegos Olímpicos en París. Fue durante esta Olimpíada que Eri Liddell, el escocés volador, sorprendió a Inglaterra al negarse a correr la

Artículo Completo