Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La corbata

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un hombre avanza desesperado por el desierto. Acaba de beber la última gota de agua de su cantimplora. El sol sobre su cabeza y los buitres que lo rondan anuncian un final inminente.

— «¡Agua!», grita. «¡Agua!¡Un poco de agua!»

Desde la derecha ve venir a un beduino en un camello que se dirige hacia él.

— «¡Gracias a Dios!», dice. «¡Agua por favor… agua!»

— «No puedo darte agua», le dice el beduino. «Soy un mercader y el agua es necesaria para viajar por el desierto.»

— «Véndeme agua», le ruega el hombre. «Te pagaré…»

— «Imposible “efendi”. No vendo agua, vendo corbatas.»

— «¿Corbatas?»

— «Sí, mira qué maravillosas corbatas… Estas son italianas y están de oferta, tres por diez dólares… Y estas otras, de seda de la India, son para toda la vida… Y éstas de aquí…»

— «No… No… No quiero corbatas, quiero agua… ¡Fuera! ¡Fueraaaaa!»

El mercader sigue su camino y el sediento explorador avanza sin rumbo fijo por el desierto.

Al escalar una duna, ve venir desde la izquierda otro mercader. Entonces corre hacia él y le dice:

— «Véndeme un poco de agua, por favor…»

— «Agua no», le contesta el mercader. «Pero tengo para ofrecerte las mejores corbatas de Arabia…»

— «¡Corbatas! ¡No quiero corbatas! ¡Quiero agua!», grita el hombre desesperado.

— «Tenemos una promoción», insiste el otro. «Si compras diez corbatas, te llevas una sin cargo.»

— «¡No quiero corbatas!»

— «Se pueden pagar en tres cuotas sin intereses y con tarjeta de crédito. ¿Tienes tarjeta de crédito?»

Gritando enfurecido, el sediento sigue su camino hacia ningún lugar.

Unas horas más tarde, ya arrastrándose, el viajero escala una altísima duna y desde allí otea el horizonte.

No puede creer lo que ven sus ojos. Adelante, a unos mil metros, ve claramente un oasis. Unas palmeras y un verdor increíble rodean el azul reflejo del agua. El hombre corre hacia el lugar temiendo que sea un espejismo. Pero no, el oasis es verdadero.

El lugar está cuidado y protegido por un cerco que cuenta con un solo acceso custodiado por un guardia.

— «Por favor, déjeme pasar. Necesito agua… agua. Por favor.»

— «Imposible, señor. Está prohibido entrar sin corbata.»

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Inspiración

En la pequeña escuelita rural había una vieja estufa de carbón muy anticuada. Un chiquito tenía asignada la tarea de llegar al colegio temprano todos los días

Artículo Completo

Los 100 días del plebeyo

Una bella princesa estaba buscando consorte. Nobles y ricos pretendientes llegaban de todas partes con maravillosos regalos: joyas, tierras, ejércitos, tronos. Entre los candidatos se encontraba un

Artículo Completo

Hay que seguir cantando

Como cualquier buena mamá, cuando Karen supo que estaba esperando un bebé, hizo lo que pudo para ayudar a su hijo Michael de tres años a prepararse

Artículo Completo