Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La ciega

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Esta es la historia de una joven ciega que se odiaba a si misma, y a todo el mundo por ser ciega. Odiaba a todos, menos a su novio que la querí­a mucho. Un dí­a, consiguió un par de ojos sanos. La operaron y pudo ver. Cuando lo hizo, el novio le preguntó si se casarí­a con el, a lo que ella respondió que no, porque se dio cuenta que él era ciego. El novio, triste, lo comprendió y se despidió de su vida.

En su partida le dijo:

Tan solo te pido que cuides muy bien de mis ojos pues te los regalé y ahora son los tuyos. Te amo.

Hoy, antes de decir algo destructivo piénsalo dos veces, muérdete la lengua porque el poder de la vida y de la muerte está en ella.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Haciendo las paces

Tenía apenas 14 años cuando conocí a Juan Carlos. Él no era mucho mayor y, al igual que yo, pasaba por la difícil etapa de la adolescencia.

Artículo Completo

El mago y el ratón

Cada vez que observo a lo largo de tus actividades cómo te sientes, menos o más que tus demás hermanos, te me pareces a esas pequeñas luciérnagas

Artículo Completo

Mi corazón para ti

A principios de su carrera, el ya ausente y famoso escapista Harry Houdini, cuando aún estaba en un desconocido teatro de variedades, él y su joven esposa

Artículo Completo