Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La carrera de trineos con perros

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Cada año en Alaska, hay una carrera de trineos con perros de 1,000 millas donde el ganador sale con un premio de mucho dinero y prestigio.

Lo que pocos saben es que esta carrera conmemora una carrera original para salvar vidas. En Enero de 1926, en el pueblo de Nome, Alaska, Richard Stanley, un niño de seis años, mostró señales de difteria, una enfermedad que suele ser tan rápida que acaba en pocas horas con el enfermo.

Un día después murió el niño y con el peligro de una erupción de esta enfermedad entre todos del pueblo, el Dr. Curtis Welcha empezó inmunizando a todos los niños y adultos con un suero antidiftérico experimental. Pero en poco tiempo se acabó su provisión, y el suero más cercano se encontraba en la ciudad de Nenana, Alaska, una distancia de Nome de 1,000 millas y de desierto congelado.

Asombrosamente, un grupo de hombres ofrecieron voluntariamente hacer el viaje con sus trineos con perros. Operando en relevos, un trineo empezó desde Nome mientras el otro, cargando el suero, empezó desde Nenana. A pesar de la congelación parcial de sus dedos y orejas –a pesar de su fatiga y agotamiento– estos hombres siguieron forzosamente por 144 horas en vientos de –50F grados hasta hacer llegar el suero antidiftérico a Nome. Como resultado de este gran sacrificio, solo murió una persona mas. El sacrificio de estos hombres inestimables había proporcionado el regalo de la vida a un pueblo entero.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El amor y los milagros

Padre Eusebio Gómez Navarro- La vida está llena de milagros. Más aún, la vida es para hacer milagros. El amor lo puede todo: hace ligeras las cargas

Artículo Completo

Más que una Mamá

A una mujer de nombre Emily, al renovar su licencia de conducir en la Oficina de Tránsito, se le pidió que anotase su ocupación. Ella dudó, no

Artículo Completo

Cuántos años tenemos

En cierta ocasión alguien preguntó a Galileo Galilei: ¿Cuántos años tiene su señoría? Ocho o diez repuso Galileo en evidente contradicción con su barba blanca. Y luego

Artículo Completo

El siervo

En cierta ocasión un hombre le dio a Dios todo su corazón y su vida a Su servicio. Dios escuchó y le dio la oportunidad. Le puso

Artículo Completo