Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

La belleza del matrimonio

El hombre es la más elevada de las criaturas.
La mujer el más sublime de los ideales.
Dios hizo para el hombre un trono; para la mujer un altar
El trono exalta, el altar santifica.
El hombre es el cerebro; la mujer el corazón.
El cerebro fabrica la luz, el corazón produce el amor.
La luz fecunda, el amor resucita.
El hombre es un genio; la mujer es un ángel.
El genio es inmensurable, el ángel es indefinible.
Se contempla lo infinito, se admira lo inefable.
La aspiración del hombre es la suprema gloria; la aspiración de la mujer
Es la virtud extrema. La gloria hace lo grande, la virtud hace lo divino.
El hombre tiene la supremací­a; la mujer la preferencia
La supremací­a significa la fuerza,
La preferencia representa el derecho.
El hombre es fuerte por la razón; la mujer es invencible
Por las lágrimas. La razón convence; las lágrimas conmueven
El hombre es capaz de todos los heroí­smos;
La mujer de todos los martirios. El heroí­smo ennoblece,
El martirio corrige…
El hombre tiene un fanal. La conciencia;
La mujer tiene una estrella, la esperanza. El fanal guí­a, La esperanza salva.
En fin; el hombre esta colocado donde termina la tierra
La mujer donde comienza el cielo.

Así­ pues hay belleza en el matrimonio cuando el hombre no se considera superior a la mujer ni, esta superior al hombre, sino que respetándose mutuamente se complementan y estimulan hacia la meta común: la felicidad.

Y en el hogar, donde la tierra se encuentra con el cielo, el hombre y la mujer pueden encontrarse ante Dios, su hacedor en la plena igualdad para cumplir bajo su advocación los designios divinos para el hogar.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.