Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La actitud es la diferencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Los deseos primarios de toda persona son ganar más dinero, progresar y ser felices. Una forma efectiva de lograr estos anhelos es siendo ricos. Así como hay personas pobres y personas ricas, hay países pobres y países ricos.

La diferencia entre los países pobres y los ricos no es la antigüedad del país. Lo demuestran casos de países como India, China y Egipto, que tienen miles de años de antigüedad y son subdesarrollados y pobres. En cambio, Australia y Nueva Zelandia, que hace poco más de 150 años eran casi desconocidos, son sin embargo hoy, países desarrollados y ricos.

La diferencia entre países pobres y ricos tampoco son los recursos naturales con que cuentan, como es el caso de Japón, que tiene un territorio muy pequeño y el 80% es montañoso y no apto para la agricultura o ganadería; sin embargo, es la segunda potencia económica mundial pues su territorio es como una inmensa fábrica flotante que recibe materiales de todo el mundo y los exporta transformados a todo el mundo, logrando su riqueza.

Tampoco la inteligencia de las personas es la diferencia, como lo demuestran estudiantes de países pobres que emigran a los países ricos y logran resultados excelentes en su educación. Otro ejemplo son los ejecutivos de países ricos que visitan nuestras fábricas y al hablar con ellos nos damos cuenta de que no hay diferencia intelectual.

La actitud de las personas es la diferencia. Al estudiar la conducta de las personas en los países ricos, se descubre que la mayor parte de la población sigue las siguientes reglas: Orden, limpieza, puntualidad, responsabilidad, deseo de superación, honradez, respeto por el derecho de los demás, respeto a la ley y los reglamentos, amor al trabajo, afán por el ahorro y la inversión.

Por otro lado, en los países pobres, sólo una mínima parte de la población sigue estas reglas en su vida diaria. Ya conoces la manera de lograr tus anhelos, cambia tu actitud y verás los resultados.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El amor es una sonrisa

Raul Folleau solía contar una historia emocionante: visitando una leprosería en una isla del Pacífico le sorprendió que, entre tantos rostros muertos y apagados, hubiera alguien que

Artículo Completo

Manos que oran

En el siglo 15, en un pueblito cerca de Nuremberg, Alemania, vivió una familia de 18 hijos. ¡Dieciocho! Para simplemente mantener comida sobre la mesa para esta

Artículo Completo

Diferencias

Cuando un ganador comete un error, dice: Me equivoqué. Cuando un perdedor comete un error, dice: No fue mi culpa. Un ganador trabaja más fuerte que el

Artículo Completo