Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Justicia y sabiduría

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

«Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos». Martin Luther King.

Un hombre murió, dejando una gran fortuna repartida entre sus dos hijos. Los dos eran codiciosos y ambos pensaban que el otro había sido favorecido con una parte mayor de la herencia. Llevaron su disputa hasta el juez de la localidad.

Este, después de tomar nota de todos los argumentos presentados por ambos, les preguntó:

— Tú, -le dijo al primer hermano- ¿eres capaz de jurar que tu hermano ha recibido en herencia una parte mayor que la tuya?

— Sí, -contestó el aludido sin vacilar.

— Y tú, -se dirigió al segundo hermano- ¿eres capaz de jurar también que tu hermano ha recibido una parte mayor que la tuya?

— Sí, -respondiendo de forma igualmente categórica.

— Pues si ambos estáis convencidos de tal cosa, mi sentencia es que ambos intercambiéis vuestras respectivas herencias. Que se ejecute inmediatamente lo dictado, ordenó el juez.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El peso del rencor

El tema del día era el resentimiento y el maestro nos había pedido que lleváramos papas y una bolsa de plástico. Ya en clase elegimos

Artículo Completo

La varita

Habí­a una vez una mujer escocesa que modestamente se ganaba la vida con artí­culos de cerámica que vendí­a por los caminos de su paí­s. Cada

Artículo Completo