Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Justicia y sabiduría

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

«Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos». Martin Luther King.

Un hombre murió, dejando una gran fortuna repartida entre sus dos hijos. Los dos eran codiciosos y ambos pensaban que el otro había sido favorecido con una parte mayor de la herencia. Llevaron su disputa hasta el juez de la localidad.

Este, después de tomar nota de todos los argumentos presentados por ambos, les preguntó:

— Tú, -le dijo al primer hermano- ¿eres capaz de jurar que tu hermano ha recibido en herencia una parte mayor que la tuya?

— Sí, -contestó el aludido sin vacilar.

— Y tú, -se dirigió al segundo hermano- ¿eres capaz de jurar también que tu hermano ha recibido una parte mayor que la tuya?

— Sí, -respondiendo de forma igualmente categórica.

— Pues si ambos estáis convencidos de tal cosa, mi sentencia es que ambos intercambiéis vuestras respectivas herencias. Que se ejecute inmediatamente lo dictado, ordenó el juez.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La autoridad de Jesus

Volvieron, pues, otra vez a Jerusalén, y llegado al templo, paseándose Jesús por el atrio exterior estaba ya enseñando al pueblo, y anunciándole la buena nueva, cuando

Artículo Completo

La persecución bajo Decio

En el año 249 Decio se ciñó la púrpura imperial. Aun cuando los historiadores cristianos le han caracterizado como un personaje cruel, Decio era sencillamente un romano

Artículo Completo