Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Jueces 9: Reinado de Abimelec

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Jue 9:1 Abimelec hijo de Jerobaal fue a Siquem, a los hermanos de su madre, y habló con ellos, y con toda la familia de la casa del padre de su madre, diciendo:

Siquem : Antigua ciudad situada entre el monte Ebal y el monte Gerizim en la Palestina central. Había sido una ciudad importante para la historia religiosa de Israel desde los tiempos de Abraham. Después de la conquista de Canaán, Josué construyó un altar y dirigió allí una importante ceremonia religiosa. Se presentaron ofrendas y fueron recitadas las bendiciones y maldiciones contenidas en la ley.

Jue 9:2 Yo os ruego que digáis en oídos de todos los de Siquem: ¿Qué os parece mejor, que os gobiernen setenta hombres, todos los hijos de Jerobaal, o que os gobierne un solo hombre? Acordaos que yo soy hueso vuestro, y carne vuestra.

¿Qué os parece mejor ? : Implica que un gobierno de un solo hombre sería mejor que el de los setenta hijos de Jerobaal (de Gedeón).

Jue 9:3 Y hablaron por él los hermanos de su madre en oídos de todos los de Siquem todas estas palabras; y el corazón de ellos se inclinó a favor de Abimelec, porque decían: Nuestro hermano es.

Abimelec apeló a los hermanos de su madre para que hablaran en su favor a la gente de la ciudad de Siquem porque no tenía derecho al trono por vía directa. Parece que Siquem estaba gobernada por una asamblea con autoridad para designar reyes, y también para deponerlos.

Con la muerte de Gedeón, Abimelec quiso ocupar el lugar de su padre. (Jerobaal es otro nombre de Gedeón) Para poner en práctica su plan, fue a la ciudad de Siquem, la tierra natal de su madre, para solicitar apoyo. Aquí sintió un parentesco cercano con los residentes. Estos parientes eran cananeos y estarían contentos de unírsele contra Israel. Siquem era una ciudad importante, un cruce en las rutas de comercio y un eslabón natural entre la planicie costera y el Valle del Jordán. Quienquiera que dominara Siquem tendría también dominio sobre el campo.

Jue 9:4 Y le dieron setenta siclos de plata del templo de Baal-berit, con los cuales Abimelec alquiló hombres ociosos y vagabundos, que le siguieron.

Vagabundos : Mercenarios que podían ser contratados para empresas políticas y militares.

La política jugaba una parte importante tanto en las religiones paganas como en la adoración de Baal-berit. A menudo los gobiernos llegaban hasta el punto de contratar prostitutas del templo para obtener dinero adicional. En muchos casos un sistema religioso era establecido y apoyado por el gobierno para que así las ofrendas pudieran financiar los proyectos de la comunidad. La religión se convirtió en un negocio de beneficios económicos. En la religión de Israel, esto estaba estrictamente prohibido. El sistema religioso de Dios estaba diseñado para que saliera de una actitud del corazón, no de planes calculados y oportunidades para negociar. Además también estaba diseñado para servir al pueblo y para ayudar a aquellos que estaban en necesidad, no para oprimir al necesitado. ¿Es su fe genuina y sincera, o está apoyada en la conveniencia, la comodidad y la disponibilidad?

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El tesoro más importante

La vida de Mel Fisher es una historia asombrosa, que va desde ser granjero en Indiana hasta buscador de fortunas submarinas en Key West, Florida. Fue el

Artículo Completo

Oseas 13: Baal o Dios

Oseas 13:1 Cuando Efraím hablaba, todos temblaban de espanto, pues era poderoso en Israel; pero decayó apenas se puso a pecar con el Baal. Israel, representado aquí

Artículo Completo

Evangelio según Marcos

Los tres primeros evangelios, Mateo; Marcos y Lucas, se conocen como los evangelios sinópticos. La palabra sinóptico viene de dos palabras griegas que quieren decir ver juntamente;

Artículo Completo

Una sonrisa de terapia

Visitando una leproserí­a en una isla del Pací­fico me sorprendió que, entre tantos rostros muertos y apagados, hubiera alguien que habí­a conservado unos ojos claros y luminosos

Artículo Completo

Una preciosa ancianidad

También estaba allí una profetisa llamada Ana, hija de Penuel, de la tribu de Aser. Era ya muy anciana. Se casó siendo muy joven, y había vivido

Artículo Completo