Jueces 18: Micaía y los hombres de Dan

Aunque fue un sacerdote de una religión falsa, tal vez su caso sirve de ejemplo ilustrativo para nosotros, quienes servimos al Dios verdadero. ¿Hemos sido ingratos hacia los que nos ayudaron para lanzarnos en el ministerio?

Los danitas siguieron su camino con su botín hasta llegar a Lais. En lugar de enumerar una vez más los objetos cúlticos, ahora el autor los llama despectivamente las cosas que había hecho Micaías. Jugarán un papel central en el culto de Dan, pero son solamente productos de la mano de un hombre ladrón, ignorante y derrotado.

Los danitas atacan a la ciudad indefensa, masacrando y quemando. En la conquista de la tierra prometida las ciudades cananeas sabían que los israelitas venían pero no hallaban cómo defenderse contra el poder de Jehová, ni siquiera por medio de alianzas militares. En contraste, la conquista de Lais se debió al elemento de sorpresa y su falta de apoyo militar. Jehová no fue glorificado en esta victoria.

Se podría argumentar que los danitas obedecieron el mandamiento de exterminar a los cananeos, pero su propia conducta era tan cananeizada que les faltaba la solvencia moral para hacerlo. Además, Lais no quedaba dentro del territorio que Jehová había asignado a Dan ni a ninguna de las otras tribus. Sobre la ubicación de Lais, su relación con Sidón y su falta de aliados. El valle yace entre las dos cordilleras del Líbano. En los tiempos de David la ciudad de Bet-rejob pertenecía a los sirios, pero su ubicación exacta se desconoce.

El sacerdote que se dejó comprar

1. Porque su lealtad fue a lo más ventajoso y no a su dios.

2. Porque recibió una oferta de ejercer mayor influencia sobre muchos en vez de ejercer sobre uno solo.

3. Porque se llenó de la ilusión de una vida mejor.

La muerte de los dioses falsos

Al fin y al cabo sabemos que la idolatría se acabará, porque en Apocalipsis se profetiza eso. Los dioses morirán porque:

1. Un fin de la idolatría es ganancia lucrativa.

2. Otro fin de la idolatría es esclavitud de la gente.

3. Un peligro de la idolatría es la facilidad con que se traslada de un lugar a otro.

4. Un resultado de la idolatría es que deja a los seguidores abandonados y pobres.

La nueva ciudad y el nuevo santuario de Dan

Los danitas reconstruyeron la ciudad y cambiaron su nombre. Allí establecieron un santuario para adorar a Jehová mediante la imagen y, seguramente, los otros objetos cúlticos que habían robado.

El autor ha guardado hasta el final una sorpresa más. Como esta historia se encuentra después de la de Sansón, el lector puede pensar que sucedió al final del período de los jueces. Así se explicaría la decadencia religiosa y ética. Tal vez piense que el levita yerra porque ni siquiera él conocía la Ley de Moisés. Cuando por fin el autor revela el nombre del joven levita, ¡cuál es nuestro asombro al descubrir que el que se conformó con el culto idolátrico de Micaías y colaboró en el saqueo del santuario de Micaías, a fin de escalar nuevos peldaños de poder y enriquecimiento, es un descendiente de Moisés! Ni los mismos descendientes de Moisés pasaron la prueba de fidelidad a la Ley de Moisés.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario