Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Jueces 16: Sansón en Gaza

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Jueces 16:1 Fue Sansón a Gaza[a] y vio allí a una prostituta y se llegó a ella.

Jueces 16:2 Y fue dicho a los de Gaza: Sansón ha venido acá. Y lo rodearon, y acecharon toda aquella noche a la puerta de la ciudad; y estuvieron callados toda aquella noche, diciendo: Hasta la luz de la mañana; entonces lo mataremos.

Jueces 16:3 Mas Sansón durmió hasta la medianoche; y a la medianoche se levantó, y tomando las puertas de la ciudad con sus dos pilares y su cerrojo, se las echó al hombro, y se fue y las subió a la cumbre del monte que está delante de Hebrón.

El monte que está delante de Hebrón : Alude a una colina desconocida en dirección a Hebrón.

Sansón y Dalila

Jueces 16:4 Después de esto aconteció que se enamoró de una mujer en el valle de Sorec, la cual se llamaba Dalila.

El valle de Sorec : Comienza cerca de trece millas al oeste sudoeste de Jerusalén y continúa hacia el noroeste en dirección al Mediterráneo.

Jueces 16:5 Y vinieron a ella los príncipes de los filisteos, y le dijeron: Engáñale e infórmate en qué consiste su gran fuerza, y cómo lo podríamos vencer, para que lo atemos y lo dominemos; y cada uno de nosotros te dará mil cien siclos de plata.

Los príncipes de los filisteos : Véase la nota 3.3. Mil cien siclos de plata era una cantidad exorbitante de dinero, especialmente cuando se compara con la suma de dinero que Miqueas recibió como pago por sus deberes sacerdotales.

A los filisteos no los gobernaba un solo líder, sino cinco. Cada uno de ellos gobernaba desde una ciudad diferente: Asdod, Ascalón, Ecrón, Gat o Gaza. Cada una de estas ciudades era un centro de comercio e intercambio. Dado el carácter de Dalila, no sorprende que traicionara a Sansón cuando estos hombres ricos y poderosos le hicieron una visita personal.

Jueces 16:6 Y Dalila dijo a Sansón: Yo te ruego que me declares en qué consiste tu gran fuerza, y cómo podrás ser atado para ser dominado.

Jueces 16:7 Y le respondió Sansón: Si me ataren con siete mimbres verdes que aún no estén enjutos, entonces me debilitaré y seré como cualquiera de los hombres.

Siete mimbres verdes : Evidentemente, Sansón no está hablando aquí de varillas de la mimbrería, sino de cuerdas aún no endurecidas, hechas de las vísceras de los animales.

Jueces 16:8 Y los príncipes de los filisteos le trajeron siete mimbres verdes que aún no estaban enjutos, y ella le ató con ellos.

Jueces 16:9 Y ella tenía hombres en acecho en el aposento. Entonces ella le dijo: !!Sansón, los filisteos contra ti! Y él rompió los mimbres, como se rompe una cuerda de estopa cuando toca el fuego; y no se supo el secreto de su fuerza.

Jueces 16:10 Entonces Dalila dijo a Sansón: He aquí tú me has engañado, y me has dicho mentiras; descúbreme, pues, ahora, te ruego, cómo podrás ser atado.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El mago y el ratón

Cada vez que observo a lo largo de tus actividades cómo te sientes, menos o más que tus demás hermanos, te me pareces a esas pequeñas luciérnagas

Artículo Completo

Pedrito y Doña Tomasa

El primer día de clase que Doña Tomasa se enfrentó a sus alumnos de quinto grado, les dijo que ella trataba a todos los alumnos por igual

Artículo Completo

Levántalo

Cuando Colin Powell era un joven oficial de infantería, sirvió en Frankfurt, Alemania. Un día su pelotón fue asignado para custodiar un cañón atómico de 280 milímetros. Powell

Artículo Completo

Jesús habla con Pedro

Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. El

Artículo Completo